Un SMS del ministro Catalá a Ignacio González eleva la presión sobre el PP

Ofensiva de la oposición para iniciar ya la investigación de las finanzas populares


Madrid / La Voz

«Gracias, Nacho. Un fuerte abrazo. Ojalá se cierren pronto los líos». Los SMS vuelven a comprometer a un miembro del Gobierno. Después del célebre «Luis, sé fuerte», enviado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al extesorero popular Luis Bárcenas, la nota de ánimo en sus problemas judiciales enviada por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, al hoy encarcelado Ignacio González el 3 de noviembre del año pasado, cuando el expresidente de la Comunidad de Madrid ya había sido imputado por cohecho y blanqueo por el ático de Estepona, provocó ayer una tormenta política.

Una vez que el contenido de ese polémico mensaje, que forma parte del sumario del caso Lezo, salió a la luz, Catalá reconoció ser su autor y su contenido, pero aseguró que con el término «líos» no se refería a los problemas judiciales de González, sino a la estabilidad política de España, porque en aquel momento el Gobierno llevaba un año en funciones, «con dos procesos electorales e investiduras fallidas». El titular de Justicia explicó que esa nota telefónica, enviada solo un día después de tomar de nuevo posesión oficial de su cartera, era simplemente una respuesta «de cortesía y amabilidad» a la felicitación previa que le había enviado González por haber sido confirmado en el cargo. Y precisó que el mensaje era solo uno más entre los cientos que recibió esos días por el mismo motivo. «En ningún caso me refería a cuestiones judiciales que tuvieran que ver con Ignacio González», afirmó.

Pero las explicaciones de Catalá no convencieron a la oposición, que reclamó la dimisión del ministro de Justicia por considerar muy grave que un miembro del Gobierno dé a entender a un imputado que está dispuesto a ayudarle a solventar sus problemas judiciales. Durante la sesión de control en el Senado, Catalá negó cualquier tipo de connivencia con González y defendió la actuación de la Fiscalía en el caso del Canal de Isabel II, al tiempo que negó que la Fiscalía Anticorrupción haya tratado de obstaculizar la investigación, y solo admitió que hubo «algunas discrepancias» con los fiscales del caso.

El senador socialista Julián Rodríguez Esquerdo pidió, sin embargo, su dimisión y que el fiscal general del Estado y el fiscal anticorrupción sean apartados «hoy mismo», porque «están descomponiendo la Justicia y la política», como demuestra, a su juicio, su intervención en la operación Lezo, que calificó de «indignante, inmoral y bochornosa». En su respuesta, Catalá acusó al PSOE de «unirse a los antisistema» por poner en duda la labor de la Fiscalía Anticorrupción.

También el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, cargó contra el ministro y calificó de «gravísimo» el mensaje de Catalá a González. Y fue incluso más lejos. Según afirmó, llegados a este punto la solución ya no son las dimisiones, sino echar al PP de las instituciones. «Los SMS de la ciénaga que representa el PP ya son una escuela. Es gravísimo que el ministro de Justicia se mande ese tipo de SMS con un corrupto como Ignacio González, pero son habituales en el PP los SMS con delincuentes», añadió en un vídeo difundido por la redes sociales.

Ofensiva para citar a Rajoy

El caso reavivó la ofensiva parlamentaria para forzar a Mariano Rajoy a comparecer para dar explicaciones en la comisión que investiga la presunta financiación irregular del PP. Aunque el PP tenía expectativas de que la dimisión de Esperanza Aguirre frenara esa presión, la ola de casos de corrupción hace que la oposición pise el acelerador. Aunque estaba previsto que esa comisión se constituyera tras el verano, el PSOE reclamó ayer a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que se formalice en el plazo de diez días. Y Ciudadanos avivaba también el fuego al pedir que, al tiempo que se activa la investigación sobre el PP , se convoque la comisión sobre la crisis financiera y el rescate bancario, en la que pretenden citar, entre otros, al exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato.

Montoro se desliga de la querella contra el despacho que fundó

A los escándalos de corrupción que afectan al PP de Madrid se suma la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción contra el despacho de consultoría Equipo Económico, fundado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por una presunta adjudicación irregular en el año 2012 de un contrato con la Cámara de Comercio de Madrid. Aunque Montoro abandonó el despacho en el 2008, en el accionariado de la firma figuró desde entonces su hermano Ricardo, que es uno de los querellados. El ministro se desentendió ayer de esa querella y aseguró que desde hace «muchos años» no tiene contacto alguno con ninguno de sus socios. «Salí -explicó- porque entendí, nadie me lo dijo, que siendo miembro del Congreso y para hacer oposición no debía estar en un despacho de consultoría y por eso vendí la acciones, me desprendí de ellas». Defendió, sin embargo, a su hermano afirmando que también abandonó el despacho en el 2012. «Oiga, que lo fundé, pero allá quien esté a su cargo ahora», respondió al ser preguntado en los pasillos del Senado. «Por mí como si se refundan o se reinventan. Yo qué quiere que le cuente de lo que está haciendo», añadió para desentenderse del caso.

 

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Un SMS del ministro Catalá a Ignacio González eleva la presión sobre el PP