Fin de la era Alierta en Telefónica

F. F. REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

CESAR QUIAN

El autor de la expansión internacional de la teleco se baja de la cúpula tras 20 años en ella

04 may 2017 . Actualizado a las 23:46 h.

César Alierta cumple hoy 72 años. Quién sabe cómo lo celebrará. Puede que lo haga por todo lo alto. Puede que se encierre en su habitación renegando del resto del mundo. Dependerá de cómo le siente eso de dejar de ser poderoso. Muy poderoso. Igual, hasta se lo toma con amargura. Porque mandar debía de gustarle un rato. De lo contrario no hubiera permanecido como el todopoderoso presidente de Telefónica durante 16 años, entre el 2000 y el 2016, ni habría estado sentado en el consejo de administración de una de las principales telecos del mundo durante los últimos veinte.

Porque, ahora sí, Alierta se va. Pero no del todo, pues continuará como presidente ejecutivo de la Fundación Telefónica, un dulce retiro dorado, aunque ya sin poderes directos sobre la compañía. El grupo comunicó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la «renuncia voluntaria» de Alierta como consejero. También dejan de serlo Pablo Isla, presidente a su vez de Inditex, después de quince años sentado en el consejo, y Gonzalo Hinojosa, ex responsable de Cortefiel.

Pero, ¿se va o lo echan? Probablemente, las dos cosas. Alierta dejó la presidencia ejecutiva del grupo en la primavera del 2016 de forma sorpresiva. Lo anunció el 29 de marzo. Dos días después, el juez que investigaba si Rodrigo Rato había cometido o no fraude fiscal y blanqueo de capitales imputó a Telefónica. Pero el empresario aragonés, que se incorporó al consejo de la teleco en 1997 cuando presidía Altadis con el respaldo de Rato, entonces vicepresidente del Gobierno, negó que ambos hechos estuvieran relacionados.