El Gobierno desempolva cuatro años después las ayudas para comprar casa

El nuevo Plan de Vivienda incluirá subvenciones de hasta 10.800 euros para jóvenes


madrid / la voz

El nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 dará un giro a la política del Gobierno en los últimos años. Y eso porque, según anunció ayer el ministro de Fomento durante la presentación del borrador del texto legal, que entrará en vigor el próximo año, el Ejecutivo desempolva, cuatro años después de eliminarlas, las subvenciones directas para que los más jóvenes compren piso. Las ayudas habían desaparecido en el plan en vigor (2013-2016 pero prorrogado en este ejercicio), al igual que en el 2013 también lo hicieron las deducciones fiscales en el IRPF por adquisición de vivienda. Ahora el Ejecutivo apuesta por dinamizar el mercado inmobiliario y, junto con las medidas para fomentar la compra de casa, el nuevo plan también incluye apoyos al alquiler o la rehabilitación. Las principales novedades se detallan a continuación:

Compra

Subvenciones para los menores de 35 años. Durante la presentación del borrador del decreto del Plan de Vivienda 2018-2021, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, destacó que los menores de 35 años que quieran comprar su primera vivienda podrán acceder a ayudas directas de hasta el 20 % del precio total del piso y hasta un límite de 10.800 euros. La subvención, a fondo perdido, impone como requisitos económicos que los ingresos anuales de los beneficiarios no superen los 22.365,42 euros (1.600 euros mensuales), equivalentes a tres veces el Iprem (532,51 euros) contabilizando catorce pagas. Cabe recordar que todas las subvenciones públicas -es el caso de las ayudas del Plan PIVE o las de compra de vivienda- tributan en el IRPF, por lo que hay que declararlas.

Alquiler

Ayudas de hasta el 50 % de la renta mensual. Aunque entre las novedades del nuevo plan destacan los incentivos a la compra, el fomento del alquiler es otro de los pilares que se refuerzan. Así, los menores de 35 años, pero también los mayores de 65 y los afectados por desahucios podrán beneficiarse de ayudas económicas que rebajarán su renta mensual. En el caso de los más jóvenes -cumpliendo los mismos requisitos económicos que para las ayudas a la compra-, la subvención podrá alcanzar el 50 % de la renta mensual, aunque con carácter general la ayuda máxima será del 40 % durante un plazo de hasta tres años.

Además, se eleva de los 600 euros actuales a 900 la cuantía máxima del alquiler subvencionable con el objetivo de adaptarlo a las condiciones de mercados inmobiliarios de ciudades como Madrid o Barcelona.

Mayores de 65 años

Respaldo para alquilar o para pagar agua, luz o comunidad. Los mayores de 65 años también optarán a nuevas ayudas si cumplen los ya referidos requisitos económicos. Además de acceder, como los jóvenes, a una subvención de hasta la mitad de la renta del alquiler, en el caso de que tengan vivienda en propiedad podrán beneficiarse de una ayuda de hasta 200 euros para pagar los suministros del hogar, como el agua, la luz o la comunidad.

Desahucios

Ayudas para colectivos vulnerables. El borrador del plan tampoco se olvida de los colectivos más vulnerables y de quienes han sufrido desahucios, ya que podrán beneficiarse de una subvención de entre 150 y 400 euros, que financiarán entre el ministerio (el 80 %) y las comunidades autónomas (el 20 % restante), para sufragar el alquiler de piso.

En cualquier caso, el objetivo es facilitar el acceso de este colectivo a las viviendas del parque específico que se cree con inmuebles vacíos cedidos por las entidades financieras y por la Sareb (el banco malo, que gestiona los inmuebles procedentes de la reestructuración bancaria), lo que ajustará aún más la renta.

Estas ayudas al arrendamiento tendrán una vigencia de dos años «perfectamente prorrogables» a otros dos, como indicó el ministro, si así lo aconsejan los servicios sociales de la comunidad o del ayuntamiento.

Impulso al parque privado de viviendas en alquiler y a las rehabilitaciones

Las ayudas a los potenciales compradores o arrendatarios de vivienda no son las únicas que incluye el nuevo plan. El Ejecutivo también quiere «equilibrar» el mercado del alquiler en España, minoritario respecto al de propiedad. Así, con la puesta en marcha de un programa de fomento del parque de viviendas en alquiler, el Gobierno confía en que España reduzca paulatinamente la brecha que existe respecto a la media europea que opta por arrendar, ya que el porcentaje de población que vive de alquiler es del 21,8 %, frente al 30 % europeo.

Con ese objetivo, el plan incluye por primera vez ayudas al sector privado para que construya un parque de viviendas en alquiler. De este modo, habrá subvenciones tanto para entidades públicas (desde ayuntamientos a comunidades o instituciones) como para empresas privadas que promuevan vivienda arrendada. Se eleva el importe de dichas ayudas a un máximo de 350 euros por metro cuadrado útil, y deberán alquilarse a familias por rentas inferiores a 33.548 euros anuales (hasta 4,5 veces el Iprem) y a un precio máximo de 7 euros por metro cuadrado, es decir, unos 630 euros por un piso de 90 metros.

Este programa tendrá un apartado específico para la construcción de pisos en alquiler para mayores, con espacios y servicios comunes adecuados.

Igualmente se presta atención a la rehabilitación, que contará con ayudas, especialmente en el terreno de mejora de la eficiencia energética. Entre las novedades, destaca que se rebaja la antigüedad de los inmuebles para rehabilitar que pueden acogerse (pasa de 1981 a 1996) y se incluyen también las viviendas unifamiliares.

Comentarios

El Gobierno desempolva cuatro años después las ayudas para comprar casa