Manel Navarro afina su propuesta para ganarse al público europeo

El cantante mostró anoche un avance de su actuación en la primera semifinal eurovisiva

B. P. L.
kiev / e. la voz

Si la imagen que tienen los europeos de España es la de sol y playa, más de lo mismo es lo que verán sobre el escenario del Centro Internacional e Exposiciones de Kiev durante la actuación de Manel Navarro en la final de Eurovisión del sábado. A ese estereotipo de la imagen de España, se le suma el surf. Anoche, durante la primera semifinal del certamen, la audiencia pudo saborear el tema del joven artista catalán, Do It For Your Lover, que empieza de espaldas y en blanco y negro, con una imagen de la Tierra. 

Tras unos segundos de oscuridad, amanece con una explosión de color que el director artístico de la puesta en escena, el belga Hans Paneckoucke, preparó para intentar llamar la atención del público europeo. Paneckoucke, que tiene 30 años de experiencia en esos menesteres y ha trabajado ya en el festival de Eurovisión con éxitos como la canción de Holanda en el 2015, ha incluido también mucho color, palmeras, sombrillas, tablas de surf y hasta una autocaravana para crear ambiente veraniego.

Manel Navarro y su jovencísima banda vestirán alguna de sus decenas de coloridas camisas hawaianas dando un toque de buen rollo juvenil, con una canción que perfectamente podría escucharse en una fiesta en la playa en una noche de verano.

La realización, con más primeros planos del artista, y la iluminación jugarán un papel importante en la obtención de votos por parte de los jurados y la audiencia a través del teléfono. Tras los ensayos de los últimos días, Navarro aseguró sentirse «muy cómodo». «Estamos muy contentos con el resultado», apuntó. A lo largo de la semana, el barcelonés ha mejorado su actitud y la interacción con su banda sobre el escenario. A pesar de todo este esfuerzo, Navarro no levanta pasiones ni entre los eurofans ni en las casas de apuestas, que lo sitúan entre los diez últimos. Do it for your lover, cantada en castellano e inglés, es considerado un tema agradable, aunque con un estribillo muy repetitivo, que no destaca. 

Portugal y Suecia se confirmaron ayer como dos de las favoritas

Portugal se confirmó anoche, en la primera semifinal, como una de las firmes candidatas a situarse en la parte alta de la tabla en el palmarés del próximo sábado. Con grandes aplausos fue recibida ayer la interpretación que hizo Salvador Sobral de Amar pelos dois, una delicada canción de jazz-pop que fue definida ayer como «la belleza de la sencillez». 

Hacía siete años que la propuesta lusa no lograba clasificarse para la final de Eurovisión y en toda su historia su mejor marca ha sido un sexto puesto.

Otro de los que partía como favorito y también logró la clasificación fue Suecia. Robin Bengtsson, con su canción I can’t go on y una llamativa puesta en escena que ya se pudo ver anoche, está entre los favoritos para ganar la final del sábado. 

El australiano Isaiah, con Don’t Come Easy, logró la tercera clasificación consecutiva para el país de las antípodas. Moldavia, Azebaiyán, Grecia, Polonia, Armenia, Chipre y Bélgica completaron anoche los diez primeros clasificados. La segunda semifinal tendrá lugar mañana. 

Comentarios

Manel Navarro afina su propuesta para ganarse al público europeo