Macron asume la presidencia y promete que «Europa será refundada y relanzada»

EFE

ACTUALIDAD

Han mantenido un encuentro de media hora en el que, entre otras cosas, le ha hecho entrega de los códigos nucleares

14 may 2017 . Actualizado a las 14:24 h.

Emmanuel Macron ha sido proclamado oficialmente presidente de Francia para los próximos cinco años. En su primer discurso como jefe del Estado ha afirmado que «Europa será refundada y relanzada» porque «protege» a los ciudadanos y «lleva por el mundo nuestros valores». 

Para Macron, relanzar el proyecto europeo es la base para que Francia pueda mantenerse como potencia mundial y proyectarse en el mundo.

Insistió en que será necesaria «una Europa más eficaz, más democrática, más política, porque es un instrumento de la potencia y la soberanía» de su país, y dijo que trabajará para conseguirlo.

Consideró que su victoria el pasado día 7 frente a Marine Le Pen fue una muestra de que los franceses habían optado por «la esperanza y el poder de conquista», e hizo continuas alusiones indirectas a que lo que representaba la líder ultraderechista era el repliegue del país y la renuncia a su dimensión internacional.

Por eso su mensaje fue que «el mundo y Europa necesitan más que nunca a Francia, una Francia fuerte que lleve alta la voz de la libertad y de la solidaridad, de una Francia que sepa inventar el futuro».

Tras señalar que en la actualidad «todo el mundo es interdependiente, vecino», avanzó que en política internacional «Francia velará por estar siempre del lado de la libertad, de los derechos humanos» para «construir la paz de forma duradera».

Macron dijo ser consciente de la responsabilidad que le ha confiado el pueblo francés y explicó que lo que se haga no solo tendrá consecuencias sobre la generación actual sino también sobre las venideras, y por eso consideró que «hay que construir el mundo que la juventud merece».

Partiendo de la constatación de que «desde hace décadas» Francia duda de sí misma y de sus capacidades, su mandato estará guiado por dos exigencias: devolver a los franceses la confianza en sí mismos -«un trabajo lento, exigente, pero indispensable»- y convencerles de que el país «lleva en su seno todos los recursos para figurar en primera línea de las naciones».

«Francia solo es fuerte si es próspera»

«Francia solo es fuerte si es próspera» y «solo es un modelo para el mundo cuando es ejemplar», afirmó Macron, quien hizo hincapié en que no va a «ceder en nada» de su programa de reformas, empezando por la flexibilización del mercado laboral que quiere adoptar este mismo verano por decreto.

No obstante, junto a sus propuestas liberales, señaló que «se fortalecerá la solidaridad nacional» para proteger a los que «se sienten olvidados» de la globalización.

El discurso de Macron fue el momento con mayor carga política de todo el ceremonial del traspaso de poderes, que comenzó a las 10.00 de la mañana con su llegada al Elíseo donde le estaba esperando Hollande, con el que estuvo reunido una hora para la transmisión de los códigos de las armas nucleares y algunas otras informaciones confidenciales.

Baño de multitudes

Luego vino una secuencia pública con la proclamación oficial de los resultados de la segunda vuelta de las presidenciales por el presidente del Consejo Constitucional, Laurent Fabius, la recepción del collar de Gran Maestro de la Orden Nacional de la Legión de Honor y un homenaje a la bandera en el jardín del palacio, con el ruido de fondo de 21 salvas de cañón para marcar el momento.

Macron se desplazó a continuación por la avenida de los Campos Elíseos hasta el Arco de Triunfo, donde rindió honores en el monumento al soldado desconocido, antes de darse un baño de multitudes con el público que había acudido pese a la lluvia intermitente.