Telecable: la historia de éxito de la teleoperadora asturiana

La compañía tiene 157.000 clientes y da trabajo, entre empleos directos e indirectos, a 1.000 personas en la comunidad autónoma

Una de las tiendas de Telecable en Oviedo.
Una de las tiendas de Telecable en Oviedo.

Redacción

Telecable es el paradigma de una historia empresarial de éxito. Fundada hace 22 años, es el líder indiscutible del sector de las telecomunicaciones en Asturias y, tras su adquisición por parte de Euskaltel, formará parte del gran operador del norte de España.

La empresa, creada en 1995, tiene en el Principado más de 157.000 clientes y da trabajo a 1.000 personas (180 empleos directos y más de 800 indirectos). Su posición de liderazgo le permite controlar el 80% de cuota en televisión de pago, un 30% en fijo, el 48% en banda ancha y el 14% en móvil en el mercado residencial. Desde su fundación, Telecable ha ampliado sus servicios de fibra óptica y ya tiene una red de cerca de 3.000 kilómetros.

Operaciones de venta

La compañía estaba formada en sus inicios por Telecable de Oviedo, Telecable de Gijón y Telecable de Avilés, empresas que en el año 2002 se unieron bajo el nombre de Telecable. Cuatro años después, HC Energía, accionista mayoritario de la compañía matriz, vendió sus acciones a la Caja de Ahorros de Asturias (ahora socio mayoritario de Liberbank), que pasó a ser el socio de referencia.

La buena marcha de Telecable y las necesidades de liquidez de Liberbank -que controlaba el 92% del accionariado- llevó al fondo de inversión Carlyle a comprar el 85% de la operadora asturiana en noviembre de 2011 por 340 millones. En esa operación, el grupo norteamericano también adquirió el 8% que poseía la empresa Editorial Prensa Ibérica. Liberbank mantuvo el 15%.

Cuatro años después, en el verano de 2015, Carlyle decidió vender su parte en Telecable al grupo británico Zegona por 640 millones, operación que reportó al conglomerado norteamericano unas plusvalías de unos 400 millones. Telecable se valoró en un 68% más que en 2011, y a esa cantidad hay que sumar los fondos que obtuvo del cobro de un dividendo extraordinario en 2013. Liberbank también vendió su 15%, por lo que Zegona controlaba hasta ahora el 100% del capital.

Telecable en el nuevo grupo

La venta a Euskaltel ha sido redonda para el grupo británico, que ha cerrado la operación en 686 millones, cifra en la que se incluye la deuda de 245 millones. Zegona mantiene el 15% en el gran operador que ahora se forma.

Además, el grupo británico tendrá un puesto en el Consejo de Administración y derecho a otro puesto como consejero independiente. También tendrá representación en los comités de Auditoría, Control y Remuneración y formará parte de una nueva Comisión Estratégica junto con Kutxabank y Corporación Financiera Alba.

La compra por parte de Euskaltel no supondrá cambio alguno en el modelo de negocio de Telecable, ya que seguirá operando de manera autónoma en Asturias. La integración en el nuevo grupo no reducirá estructura ni puestos de trabajo.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Telecable: la historia de éxito de la teleoperadora asturiana