Tres vías para reconstruir un PSOE roto

Enrique Clemente Navarro
Enrique Clemente MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

benito ordoñez

Los candidatos presentan propuestas con diferencias notables, pero también con puntos en común

21 may 2017 . Actualizado a las 09:40 h.

Las propuestas que defienden los tres candidatos para reconstruir un partido fracturado presentan algunas diferencias notables. Pedro Sánchez propone un nuevo PSOE donde la militancia sea decisiva, que esté claramente escorado a la izquierda y busque una alianza de progreso. Susana Díaz defiende los valores tradicionales del partido, que sea capaz de ganar las elecciones al PP y en el que haya un equilibrio entre democracia directa y representativa. El modelo de Patxi López está más próximo al de Sánchez en algunos aspectos, pero con propuestas propias que lo sitúan en la centralidad que ha marcado su campaña. Sánchez ha insistido en que solo hay dos modelos, el suyo y el que representa la presidenta andaluza, para captar el voto de los que apoyan al exlendakari.

Modelo de partido

Protagonismo de la militancia con diferentes énfasis. Las propuestas en este terreno, el más importante en unas primarias para elegir secretario general, están marcadas por lo que sucedió en el comité federal del 1 de octubre que acabó con la dimisión de Sánchez. Los tres candidatos defienden las primarias y las consultas a las bases, pero con diferente énfasis. El ex secretario general otorga un papel central a la militancia, que debe ser «la columna vertebral del partido», mientras que Díaz defiende la compatibilidad de la democracia directa y la representativa, de tal forma que la participación de la militancia no debilite la representación de los órganos del partido. López rechaza la disyuntiva entre democracia representativa y democracia directa y sostiene que en el día a día del partido decidan los órganos, pero que ante decisiones muy relevantes se consulte a la militancia.

Díaz considera que las primarias son para dar protagonismo a los militantes, no para otorgar poderes especiales al secretario general. López defiende prescindir de los avales para poder presentarse y que haya una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados, propuesta que ha incorporado Sánchez. Los tres están a favor de las consultas a la bases, aunque Díaz concreta menos las normas para regularlas. Los asuntos en los que decidirá la militancia son la elección y revocación del secretario general y los pactos poselectorales. La presidenta andaluza incluye cualquier cuestión aprobada por el comité federal o por un porcentaje «significativo» de los afiliados, que no especifica. El exlendakari propone que los militantes puedan decidir también las revisiones del programa electoral, las acciones de relevancia política que no estén incluidas en él y cualquier cuestión propuesta por la mayoría del comité federal o el 20 % de la militancia. Sánchez sostiene que los afiliados tengan derecho de iniciativa política y puedan articular propuestas que sean discutidas en órganos superiores al local si cuentan con el apoyo de un 20 % de firmas de los afiliados.