Los clubes de alterne, bajo la lupa policial

Pilar campo OVIEDO

ACTUALIDAD

Efectivos de la Unidad de Extranjería y Fronteras del Cuerpo Nacional de Policía en colaboración con la Inspección de Trabajo realizan controles en Asturias en la lucha contra la trata de seres humanos

04 oct 2019 . Actualizado a las 13:24 h.

Extranjeras engañadas con falsas promesas de trabajos de camareras o bailarinas y obligadas a prostituirse, bajo coacciones y amenazas,  hasta saldar sus deudas con las mafias que les han facilitado su entrada en el país o, por el contrario, mujeres a las que la crisis económica ha abocado a buscar ingresos rápidos a través del ejercicio de la prostitución. Son los dos perfiles que mayoritariamente se repiten en la descripción policial sobre el retrato robot de las mujeres que trabajan en los clubes de alterne.

Efectivos de la Unidad de Extranjería y Fronteras del Cuerpo Nacional de Policía en colaboración con la Inspección de Trabajo y Seguridad Social realizan controles «periódicos, pero esporádicos» en este tipo de locales en Asturias encaminados a detectar posibles casos de vulneración del derecho contra los trabajadores, en el ámbito laboral, así como de situaciones de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

La esclavitud del siglo XXI

Estas inspecciones se enmarcan dentro de un ambicioso Plan Operativo nacional contra la trata de seres humanos que se desarrolla en toda la geografía española y que, según explican fuentes policiales, «en los cuatro años que lleva en vigor ha permitido desmantelar a numerosas organizaciones criminales y rescatar a cientos de víctimas de este tipo de esclavitud del siglo XXI», subrayan las mismas fuentes.