Abecedario del diablo, el nuevo «juego» macabro en el que cada letra supone una herida

Muchos ya lo han calificado como el sustituto de la Ballena Azul. Un caso detectado en Asturias ha puesto en guardia a la comunidad educativa

Así quedaron las manos del niño de ocho años que se enfrentó al juego del Abecedario
Así quedaron las manos del niño de ocho años que se enfrentó al juego del Abecedario

Hasta el momento no se ha convertido en un problema en los institutos de medio mundo, como sucedió con la Ballena Azul, el reto que, tras 50 macabras pruebas, incluso, invitaba al suicidio, pero el ritmo vertiginoso con el que se extendió ese desafío y sus consecuencias trágicas han vuelto a poner a la comunidad educativa sobre aviso ante la llegada de un nuevo e inquietante «juego».

Bajo el nombre de Abecedario del diablo o, simplemente Abecedario, se esconde una práctica nada educativa y que tiñe de tintes sádicos ese conocido refrán de «la letra con sangre entra». En esta ocasión, el peligroso entretenimiento no invita al suicidio, como en la Ballena Azul, aunque sí al daño físico. Las víctimas deberán recitar cada letra del abecedario, de la a a la z, y pronunciar un término que empiece por cada una de ellas mientras otro participante le pelliza o le rasca en el dorso de las manos, cada vez con mayor intensidad, por cada palabra que diga. En ciertas ocasiones también se pueden utilizar objetos potencialmente más lesivos, como tijeras.

Caso en Asturias

La alarma por la llegada de esta macabra práctica saltó hace días en Asturias, concretamente en la localidad de Mieres, cuando un niño de 8 años confesó a su madre que las heridas que tenía en sus manos se las había hecho «jugando al abecedario», un caso que reveló la Asociación Contra el Acoso Escolar de Asturias. Esta entidad aclara que las víctimas accederían a jugar para poder entrar a formar parte de un club. 

A pesar de que varios medios apuntan a que el juego del Abecedario del diablo ha desplazado a la Ballena Azul, lo cierto es que, por ahora, tan solo hay constancia de este caso de Mieres. Sin embargo, la Asociación Contra el Acoso Escolar de Asturias insiste en su página de Facebook que «se está extendiendo por todos los colegios de primaria del país», por lo que avisan a padres y docentes de la importancia de detectar heridas en las manos de los menores.

El virus de La Ballena Azul  

Por el momento, es díficil aventurar si el Abecedario del diablo se propagará de forma tan rápida y dañina como sucedió con La Ballena Azul, el juego mortal creado por un joven estudiante de psicología ruso, que, incluso, llegó a confesar que su objetivo es el de «limpiar la sociedad de gente sin valor».

Este entretenimiento virtual se basa en pruebas que los participantes tienen que superar y de las que tienen que enviar pruebas a sus mentores, a través de Vkontakte, una red social rusa similar a Facebook. La Ballena azul propone 50 retos, como autolesionarse o pasar varios días sin dormir, siendo el último de ellos el de acabar con la propia vida del participante. 

Estos son extractos de las peligrosas indicaciones que reciben los miles de jóvenes captados para el juego: «Hola, ¿estás listo? Tu pacto ya está en el libro». «No hay vuelta atrás, una vez que empiezas, no puedes dejar el juego». «Llevarás a cabo cada tarea con diligencia y nadie deberá saberlo; cuando termines una, me mandarás una foto y al final del juego, morirás». «Si abandonas antes, irán a por ti».

Por todo el mundo se dieron casos confirmados o indicios de adolescentes que se autolesionaron siguiendo las instrucciones de la Ballena Azul. En España saltaron las alarmas a finales de abril cuando trascendió el caso de una menor catalana de 15 años que había ingresado en un hospital del entorno de Barcelona debido a las heridas que se había proferido tras haberse convertido en una «ballena». 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Abecedario del diablo, el nuevo «juego» macabro en el que cada letra supone una herida