La llamada al supervisor europeo que puso fin al acoso a Liberbank

La CNMV contactó durante el fin de semana con el supervisor de los mercados europeos, que dio luz verde a la prohibición de las ventas en corto


Redacción

Una llamada de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) al ESMA, el supervisor de los mercados europeos durante el fin de semana, puso término al efecto dominó que sobrevolaba sobre Liberbank y que amenazaba con cernirse sobre el sistema bancario. El supervisor europeo dio luz verde a la medida, que prohibía durante un mes operar en corto con las acciones del banco. Una medida excepcional y sobre todo preventiva, según admitieron fuentes de la CNMV. El organismo atajó así la sangría ipso facto: la entidad dirigida por Manuel Menéndez subió en un solo día un 40%.

La medida es excepcional, y así lo entendió el supervisor europeo, que solo puede dar el visto bueno si cree que amenaza la estabilidad financiera o la confianza del mercado en un valor. Las operaciones especulativas habían centrado su objetivo en Liberbank, la entidad resultante de la fusión de Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria. Tras la quiebra del Popular, los bajistas pusieron el foco en la entidad bancaria pero la CNMV advirtió desde el primer momento que la coyuntura económica del banco y el análisis fundamental (sus resultados económicos y su balance financiero) nada tenían que ver con el Popular.

La CNMV insiste en que la prohibición tiene un sentido preventivo y que la medida es más operativa si el mal aún no está hecho. Es decir, cuando las posiciones bajistas sobre el valor aún no son muy relevantes. En el caso de Liberbank, los bajistas tienen el 1,39%, la misma cifra que el 26 de mayo y menos que el 3 de marzo (llegó al 1,76%). Hay que recordar que el Popular llegó a tener un nivel muy superior, del 12%, en los días previos al desplome definitivo. La CNMV defiende que es preferible prohibir ahora las operaciones en corto para evitar que las posiciones bajistas se consoliden en el futuro.

El balón de oxígeno ha llegado a tiempo a Liberbank, que podía afrontar una semana fatídica en los mercados. La CNMV mantiene que no le constan problemas de liquidez en el banco. El organismo reaccionó ante los movimientos especulativos, que se precipitaron de manera «desordenada» pese a que no existía información relevante del banco que justificase esa tendencia a la baja tan agresiva. Las caídas del banco se acercaron al 50% en una semana muy compleja, con el efecto contagio del Popular como marco de fondo. La subida de ayer del 40% contrastó con las caídas generales del sector bancario dentro del IBEX35, con descensos para Caixabank, Sabadell y Bankia.

Comentarios

La llamada al supervisor europeo que puso fin al acoso a Liberbank