Rajoy exige a Pedro Sánchez que aclare su apuesta por la plurinacionalidad

Dice que está dispuesto a reunirse con el secretario general del PSOE cuando él quiera


madrid / la voz

Es una especie de juego del gato y el ratón. Los dos dicen que quieren reunirse, pero no acaban de acordar una cita. El lunes, Pedro Sánchez expresó su deseo de hablar con Mariano Rajoy para abordar los asuntos de Estado. Ayer, cuatro días después, el presidente del Gobierno le contestaba que está dispuesto a hacerlo cuando él lo desee. Desde luego no parece que haya mucha prisa. No es un secreto que las relaciones, políticas y personales, entre ambos son malas desde que Sánchez apostara por el no es no a su investidura y que no tienen visos de mejorar, ya que el secretario general del PSOE ha endurecido al máximo su discurso contra el presidente como se vio en el congreso socialista.

Rajoy dijo ayer que está dispuesto a hacer un esfuerzo para entenderse con su adversario político, porque «hay cuestiones de Estado que están ahí». Eso sí, fuentes de Moncloa señalaron que esperan la llamada de Sánchez, con el argumento de que ha sido él quien ha tomado la iniciativa para fijar reuniones con los líderes de otros partidos, como Pablo Iglesias y Albert Rivera. «Tendré una reunión cuando quiera el señor Sánchez y además creo que es bueno que la tengamos», se limitó a afirmar el presidente.

Entre esos asuntos de Estado que quieren abordar juntos el primer puesto lo ocupa, sin duda, el desafío de los independentistas que ya han puesto fecha, el 1 de octubre, para el referendo de autodeterminación. Tanto Rajoy como Sánchez están en contra de su celebración. Pero el presidente del Gobierno exigió ayer al secretario general del PSOE que aclare su apuesta por la plurinacionalidad, que criticó basándose en el artículo 2 de la Constitución, que proclama la «indisoluble unidad de la Nación española» y garantiza la existencia de «nacionalidades y regiones». «Conviene ser claro y que se le entiendan a uno bien las cosas», aseguró.

A pesar de ello, aseguró que no tiene «ninguna duda» de que el PSOE le apoya en la defensa de la unidad de España y la soberanía nacional ante el desafío secesionista catalán. De hecho, el líder socialista le ha llamado para mostrarle su apoyo.

Pirueta del PSOE

Rajoy explicó que es el pueblo español quien decide lo que quiere que sea su país, algo que figura en la Constitución española y en todas las del mundo, «en las que no existe el derecho de autodeterminación, salvo en tres: la Unión Soviética, la antigua Yugoslavia y la de Etiopía».

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, remachó el mismo mensaje. «Esa idea de que hay muchas naciones pero solo una soberanía nos parece una pirueta», señaló en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. El Gobierno y el PP consideran incompatible el compromiso adquirido por el PSOE en el último congreso federal con la defensa de la soberanía nacional. Méndez de Vigo pidió evitar el «revisionismo» y no «transaccionar» o «desnaturalizar» el texto constitucional para satisfacer al independentismo. «No se debe contentar a los que no se van a contentar en ningún caso», advirtió.

El líder socialista se reunirá el martes con Iglesias y al día siguiente con Rivera

Pedro Sánchez va cerrando las fechas de su agenda de encuentros. El secretario general del PSOE se reunirá con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el próximo miércoles en el Congreso tras una primera toma de contacto esta semana en la que se acordó un encuentro para hablar de iniciativas «constructivas» que materialicen el cambio. Fuentes del PSOE informaron de la fecha de la reunión, el próximo 28 de junio, en la que, previsiblemente, se hablará de regeneración democrática y de un plan de rescate para jóvenes. De forma concreta, el presidente de la formación naranja ya le ha propuesto hablar de la reforma de la Ley Electoral, del objetivo de déficit, presupuestos, limitación de los mandatos presidenciales y la supresión de los aforamientos, entre otros asuntos. Un día antes de reunirse con Rivera, Sánchez se verá, el martes día 27, con el líder de Podemos, Pablo Iglesias. Este aseguró ayer que espera que el PSOE dé más pasos y cuanto antes se una al objetivo de «echar al PP», si bien respetará los tiempos y no forzará el ritmo de los socialistas porque no se lo quieren «poner difícil».

Argumentó que el cambio de posición del PSOE respecto al tratado comercial con Canadá (CETA) es insuficiente, pero es un paso «valiente» que deja entrever una voluntad política y que valora «positivamente».

Sánchez se reunirá el próximo 20 de julio en Vitoria con el lendakari Íñigo Urkullu para analizar el acuerdo de gobierno en el País Vasco entre PSOE y PNV y trabajar por la «construcción de una relación estratégica» entre ambos partidos en Congreso y Senado.

Comentarios

Rajoy exige a Pedro Sánchez que aclare su apuesta por la plurinacionalidad