Un «casting» para los espermatozoides

Raúl Romar García
r. romar REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

M. Moralejo

Una nueva técnica permite ver el funcionamiento de un espermatozoide antes de inseminarlo en un óvulo

06 jul 2017 . Actualizado a las 08:23 h.

Elevada concentración, morfología adecuada y una perfecta movilidad. No hay fallo. El seminograma no engaña. Los espermatozoides, siempre que se den estas condiciones, son unos estupendos candidatos para concebir. Pero las apariencias engañan. Pueden existir otros factores que no se observan con las técnicas convencionales que impidan una unión exitosa entre el gameto masculino y el óvulo. Pero, de momento, no existe ningún procedimiento que en el casting para la búsqueda de los mejores espermatozoides indique cuáles son los aspirantes que ofrezcan todas las garantías. Hasta ahora, porque una técnica experimental desarrollada por el Centro de Regulación Genómica de Barcelona (CRG) y el Grupo Eugin ha logrado observar la capacidad de fecundación del espermatozoide antes de su inseminación en el ovocito.

La técnica, presentada en Ginebra en el congreso anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, permite analizar su funcionamiento en contacto con el contenido citoplasmático de los óvulos de forma in vitro. De esta forma se ha podido comprobar en laboratorio si, en este medio, el gameto masculino cumple con sus funciones para ser inseminado.

Un 30 % de fracasos

La clave del éxito ya no solo radica en su concentración, morfología y movilidad, sino en su capacidad de inducir la división celular. En la actualidad, un 30 % de los óvulos fecundados en procesos de reproducción asistida detienen su desarrollo en las primeras etapas de la división celular. Esto lleva a pensar a los científicos que los defectos funcionales de la célula espermática, tales como un fallo en la fusión de los pronúcleos o en la construcción del llamado huso mitótico bipolar -fases posteriores a la replicación del ADN, podrían ser los responsables de estos errores.