El pacto de Estado contra la violencia de género sale adelante con la abstención de Podemos

El acuerdo, con 200 medidas y una dotación de 1.000 millones de euros, resulta insuficiente para la formación de Pablo Iglesias, que espera ampliar el pacto en el Congreso

Los diputados Juan Jiménez y Aurora Flórez, y la vicepresidenta de la Mesa del Congreso, Micaela Navarro, durante la reunión de la Comisión de Igualdad
Los diputados Juan Jiménez y Aurora Flórez, y la vicepresidenta de la Mesa del Congreso, Micaela Navarro, durante la reunión de la Comisión de Igualdad

La Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados ha avalado el pacto «histórico» contra la violencia de género con 29 votos a favor y siete abstenciones de los diputados de Podemos, incorporando alguna de las propuestas de los votos particulares presentados por la oposición. Durante el debate, los grupos han coincidido en seguir adelante con el pacto de Estado contra la violencia de género por «lealtad y respeto» a todas las víctimas mortales de la violencia de género -32 mujeres y 6 menores en 2017- y a las mujeres y niños que la sufren para ayudarles a salir del círculo de la violencia.

El acuerdo de hoy de la Comisión, que deberá ser aprobado por el Pleno de la Cámara Baja en septiembre, ha incorporado al dictámen con más de 200 medidas y una dotación presupuestaria de 1.000 millones en cinco años, siete votos particulares del PSOE -uno de ellos relativos a la reforma del aborto en relación con las menores- y cinco propuestas de Compromís. Entre las propuestas de este partido del grupo mixto aprobadas, están la de permitir a las administraciones locales la contratación de personal que garantice el desarrollo de las actuaciones de lucha de violencia e incorporar a las entidades feministas al pacto. También se ha respaldado por unanimidad la propuesta del PSOE para sustituir la terminología «diversidad funcional» por «discapacidad» para dar respuesta a una solicitud del sector de la discapacidad.

La oposición había formulado 56 votos particulares al dictámen elaborado tras seis meses en los que ha habido 66 comparecencias de expertos. 

La diputada del PP María del Carmen Dueñas ha destacado los «intensos» meses de trabajo de diálogo y generosidad para afrontar sin miedos lo que reclamaban 212 medidas y «poner acento en lo que nos une y no en lo que nos separa». Desde el PSOE, Ángeles Álvarez ha valorado el acuerdo que, a su juicio, supone «retomar el impulso» en la lucha contra la violencia machista, aunque ha defendido la importancia de incorporar al pacto los votos de su grupo, como la reforma de la ley para eliminar la dispensa de declarar de las mujeres contra sus maridos y del aborto para que las menores no precisen el permiso de los padres.

En nombre de Podemos, Ángela Rodríguez ha mostrado el orgullo de su grupo de haber participado en un pacto «histórico» para hacer «políticas feministas». Para justificar su abstención, ha explicado que considera «que tiene que ser algo mucho más serio, más profundo y mucho más de calado que el texto que se ha acordado», y que espera ampliarlo en el debate en el Congreso. Su compañera, Sofía Fernández ha defendido los 34 votos particulares que debían ser aprobados para que el pacto «sea útil y eficaz» y responda a todas las formas de violencia de género.

Desde Ciudadanos, Marta Martín ha destacado que el pacto supone «un hito en el parlamentarismo español», eleva «la altura de los políticos de cara al servicio público que tienen que prestar» y debería ser un ejemplo para muchos debates abiertos en estos momentos.

En la defensa de los votos presentados por Compromis, Marta Sorlí ha opinado que el pacto debía pasar del «suficiente al notable», pero, a pesar de ser «descafeinado y poco contundente», ha destacado la importancia de dar el paso.

Patricia Reyes, de Ciudadanos, ha recordado a las víctimas mortales «a las que no supimos ayudar y a las que sufren ahora un infierno» y ha insistido en la importancia del seguimiento de las medidas que se aprueben.

Lourdes Ciuró, del Partido Demócrata Catalán, ha justificado su apoyo al dictamen y no a los votos particulares, no porque no estuviera de acuerdo con ellos, sino porque ha primado la prioridad de «poner en valor» el pacto.

Desde el PNV, Joseba Agirretxea ha destacado el acuerdo sobre una serie de cuestiones «básicas y fundamentales» y ha hecho un llamamiento a la Cámara a trabajar en el ámbito de la prevención y en el apoyo a las víctimas.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El pacto de Estado contra la violencia de género sale adelante con la abstención de Podemos