Lidia Torrent: «El amor con Matías surgió poco a poco»

ACTUALIDAD

Roberto Garver

Sirve mesas a parejas que buscan el amor en el comedor de «First Dates», precisamente donde ella misma lo ha encontrado. El barman y la camarera predican con el ejemplo. «Compartir tantas cosas juntos hizo que surgiese el amor», declara. Esa faceta de Cupido no la pierde nunca y es que en el amor hay que tener esperanza: «Siempre hay remedio para un corazón roto».

05 ago 2017 . Actualizado a las 16:26 h.

Nunca ha tenido una cita a ciegas pero cree en el amor a varias vistas. Y es que a Lidia Torrent, hija de la presentadora Elsa Anka, la conquistan los chicos «detallistas, con mundo, de los que poder aprender», confiesa. La vida da tantas vueltas que en la suya surgió un cambio de 180º al convertirse en una de las caras más conocidas de Cuatro. Su presencia, con ese pelo moreno largo y esa sonrisa que le define tanto, alivia a más de alguno y alguna... Y es que han puesto en peligro su primera cita. La cosa es enamorarse, ¿no?

-¿Cómo definirías tu papel en el restaurante de «First Dates»?

-Nosotros somos como el mejor amigo del comensal, es decir, procuramos ser ese apoyo, esa ayuda, ese ojito derecho en la primera cita. Actuamos con plena naturalidad, dando consejos y haciendo un poco como de psicólogos [risas]. Ellos llegan nerviosos, con una gran incertidumbre, pero con muchas ganas e ilusión. Somos un gran apoyo para que se sientan a gusto, por eso intentamos hablar con ellos y darles esa protección que les haga sentirse más cómodos y seguros.

-¡No se pueden quejar con el gran recibimiento que tienen!

-Pues la verdad es que tienen mucha suerte porque Carlos Sobera tiene un don. Es una persona transparente, abierta, divertida, sincera y enseguida crea un vínculo de confianza absoluto con la persona que entra. Se nota mucho esa emoción que sienten al verle, pero también notas esa complicidad que es capaz de crear en apenas unos minutos. Cuando los ves en la barra hablando, muchos parece como si se conociesen de toda la vida.