¿Pagar más dinero por sentarte al lado de tus hijos en un avión?

El reciente cambio de política de Ryanair determina que aunque se haga una reserva grupal, es necesario pagar los asientos para que éstos sean contiguos

REUTERS
M. C. G.

Rubén López y Lucía Ruso viajaban con su hija Xulia, de tres años, a la isla de Tenerife con Ryanair. Aunque no pagaron la asignación de asiento, se encontraron con la hospitalidad de las azafatas, que les facilitaron poder sentarse juntos. Sin embargo, no fue así en el viaje de vuelta, en el que también tenían tres plazas separadas. Los padres volvieron a explicarle a la tripulación su situación, haciendo hincapié en el hecho de que no podían dejar sóla a una niña de tres años. «Nos dijeron que intentásemos cambiar nuestros asientos con los de otro pasajero, que si no la niña tendría que viajar sola porque no éramos los únicos en esa situación», relatan los padres. 

Pero el caso de Rubén y Lucía no es el único desde que se impuso la nueva política de Ryanair, que determina que es necesario pagar por los asientos en caso de querer viajar con otra persona al lado, aunque ambos billetes se adquieran de forma conjunta. «En vigor a partir de octubre de 2016 para adultos que viajen con niños menores de 12 años (excepto bebés), será obligatorio que un adulto de la reserva pague un asiento para que los niños de su reserva tengan un asiento reservado gratuito.», así lo explica la compañía en su página web. «A los adultos que deban comprar un asiento reservado se les aplicará una tasa reducida de 4 €». 

Ariadna Arias relata cómo su madre y su hermana vivían una situación parecida cuando volaban de Tenerife a Santiago. «Mi madre y mi hermana, de nueve años, venían a verme a Santiago desde Tenerife. A mi madre la pusieron lejos de mi hermana y se las arregló para cambiar el sitio, pero porque tuvo suerte», explica. Y es que dejar a un niño solo durante todo el trayecto es algo que la mayoría de familias consideran inviable. 

La asignación de asiento se encarece en el resto de los casos, en los cuales «los cargos por seleccionar asiento son a partir de 5 euros por vuelo». Familias volando separadas y menores que se encuentran lejos de sus progenitores durante el trayecto. ¿Es esta una estrategia para ganar más dinero o es la asignación realmente aleatoria?

Una profesora de estadística de la Universidad de Oxford duda de que la atribución de plazas de Ryanair sea puramente aleatoria e incluso afirma que se tiene más posibilidades de ganar la Lotería Nacional que de sentarse al lado de alguna de las plazas reservadas en conjunto. El equipo de Oxford ha calculado que, al parecer, a los que no pagan suplemento los colocan sistemáticamente en los asientos centrales, y eso quedando numerosas plazas disponibles en el avión. 

Y es que esto no sólo ocurre con las familias, sino que también entre grupos de personas que desean viajar juntas y por ello realizan la reserva conjunta. Hasta ahora, esto era posible, pero con el cambio de política al realizar una reserva conjunta, la situación ha cambiado. Ahora, en cambio, los pasajeros intentan hacer el cambio una vez dentro del propio avión. «La gente empieza a pedir cambios de asiento y a preguntarles a las azafatas si se pueden cambiar de asiento con otra persona. La verdad es que es un desastre, un caos», afirma Diego Luengo, un usuario de la aerolínea. 

De hecho, en las redes sociales no han tardado en surgir las críticas a esta medida que los clientes califican como «otra forma para sacar dinero». No se puede olvidar que se trata de una línea low cost y por ello los usuarios buscan ahorrar en su viaje. 

La respuesta de Ryanair

Al respecto, Ryanair ha querido hacer un comunicado oficial, y afirma lo siguiente:

«No separamos familias. Nuestra política obliga a que las familias -con niños menores de 12 años- se sienten juntas, con un adulto comprando un asiento reservado por tan sólo 4€, y damos a los niños asientos reservados sin coste adicional para asegurar que las familias no sean ni puedan ser separadas. No hemos cambiado nuestra política de asignación aleatoria de asientos. La razón por la que se están asignando más asientos centrales es porque cada vez más pasajeros están reservando sus asientos -desde sólo 2€-, destacando su preferencia por los asientos situados en el pasillo o ventana. Debido a esto, aquellos pasajeros que prefieren la asignación aleatoria, sin coste adicional, son más proclives a ser asignados asientos centrales.

 Algunos pasajeros que han escogido asignación aleatoria de asientos están confundidos porque hay asientos vacíos a su lado cuando hacen el check-in hasta cuatro días antes de su vuelo. La razón por la que no se les asigna estos asientos de pasillo o ventana es porque es más probable que este tipo de asientos sean elegidos por pasajeros que hacen el check-in 24 horas antes de despegue. Como nuestra ocupación es actualmente del 95%, debemos mantener estos asientos de pasillo y ventana libres para facilitar que aquellos pasajeros que estén dispuestos a pagar por ellos lo hagan. Esto es una cuestión de elección del cliente. No estamos intentando obligar a nadie a pagar por asientos reservados. Estaremos encantados de facilitar a cualquier cliente, sin coste adicional, un asiento aleatorio, pero también queremos facilitar que aquellos clientes que estén dispuestos a pagar por un asiento reservado, normalmente de pasillo o ventana, lo puedan hacer con un cargo que empieza desde 2€»

¿Pagar más dinero por sentarte al lado de tus hijos en un avión?