El pacto con los socialistas y el 1-O dividen a los morados


madrid / la voz

En la asamblea de Vistalegre II, Pablo Iglesias consiguió derrotar claramente a Íñigo Errejón, pero seis meses después en Podemos sigue habiendo división. Ya no la protagonizan los errejonistas, que, doblegados y purgados, han decidido replegarse a segunda línea; ahora la oposición interna la lideran los anticapitalistas, que encabezan Miguel Urbán y Teresa Rodríguez. Además, hay una grave crisis abierta con Podem Catalunya, cuyo líder, Albano Dante Fachín, ha denunciado las injerencias y maniobras de Iglesias y Echenique, que, según su versión, le habrían pedido que dimita. El secretario de Organización lo ha negado y le ha llamado mentiroso, aunque admite que recomendó a Fachín convocar una asamblea para someterse a las bases. El secretario general de Podem está a favor del referendo de autodeterminación del 1-O, en contra de la posición de la dirección nacional.

Solo acuerdos puntuales

Los anticapitalistas, que son la tercera corriente más numerosa de la formación morada, también apoyan el referendo independentista catalán y rechazan de plano que Podemos gobierne en coalición con los socialistas. La dirigente andaluza Teresa Rodríguez lo reiteró ayer, con el argumento de que «no se nos olvida que no cumplieron las tareas de la autonomía, la reconversión industrial, las reformas laborales, la ley Corcuera, el GAL, la OTAN y tampoco la corrupción». Defiende que la posición de Podemos Andalucía es «parar la entrada del PP en los gobiernos si no tienen mayoría suficiente a través de acuerdos puntuales programáticos y de investidura» con el PSOE.

El nuevo vicepresidente segundo de Castilla-La Mancha, José García Molina, pidió «callar» a las voces críticas que dentro de su formación se oponen al bipartito, alegando que las bases castellano-manchegas han hablado «claramente», pues el 80 % han avalado esta opción. El mismo argumento que empleó Echenique.

Pero la división es patente. El consejo ciudadano de Podemos en Ciudad Real ha presentado su dimisión por las discrepancias que mantiene con la cúpula regional del partido en Castilla-La Mancha tras el pacto de Gobierno con el PSOE.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El pacto con los socialistas y el 1-O dividen a los morados