El chequeo mixto casi se estrena en Asturias

Los sindicatos denunciaron judicialmente el intento de Aena de ahorrarse un trabajador a costa de los pasajeros

Aeropuerto de Asturias
Aeropuerto de Asturias

Avilés

«En nuestro sector las empresas funcionan a base de juicios», asegura Rafael Bravo, responsable de seguridad privada de la Federación de Servicios de CCOO. Y el Aeropuerto de Asturias es buena muestra de ello, aunque sus conflictos no sean siempre muy publicitados. En la actualidad los sindicatos tienen un buen puñado de denuncias interpuestas contra la actual y anterior empresa encargada de seguridad y no descartan acudir a Inspección de Trabajo en aras de alcanzar algún tipo de solución. Uno de los casos más llamativos tuvo lugar el año pasado, cuando Aena estuvo a punto de poner en marcha el chequeo mixto. Quería hacerlo de forma experimental en el aeródromo de Santiago del Monte. La judicialización del asunto lo paró, aunque los representantes de los trabajadores no las tienen todas consigo y no creen que se hayan olvidado por completo de la idea.

A la hora de chequear a las personas que van a acceder a un avión las terminales han de disponer de personal de ambos sexos, para que los hombres palpen si es necesario a los hombres y las mujeres a las mujeres. Si solo hubiera una persona se podría ahorrar un puesto de trabajo y eso es lo que debieron pensar las altas esferas cuando plantearon hacer el chequeo mixto. Su idea era que se hiciera como prueba piloto en Asturias y, de momento, comenzar por el propio personal del aeropuerto y de las compañías aéreas. No se pensaba aplicar, de momento, a pasajeros.

Aún así el chequeo mixto requería el permiso expreso de aquellas personas a chequear, lo que obligaría a recogerlos entre numerosas personas, sin contar que alguna podría incluso llegar a negarse. «Es todo un jaleo que querían montar por simplemente ahorrarse a una persona», asegura José Manuel Fernández, responsable de seguridad en la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT.

El descontento del personal de seguridad privada -a todos los niveles, no sólo el aeródromo, en el que trabajan unas 2.000 personas en Asturias-, se ha ido incrementando a costa de la crisis. Tal es así que los sindicatos ya protagonizaron protestas el pasado mes de julio y tienen previsto recuperar sus reivindicaciones a partir del próximo septiembre. No descartan convocar una huelga si la negociación con la patronal no funciona.

Comentarios

El chequeo mixto casi se estrena en Asturias