Roma da la espalda a los refugiados

María Signo ROMA / CORRESPONSAL

ACTUALIDAD

Violento desalojo de refugiados en medio de la falta de medidas de la alcaldesa

25 ago 2017 . Actualizado a las 07:53 h.

Ha sido un duro despertar el de ayer para los refugiados eritreos que desde hace cinco días acampaban en los jardines de la céntrica plaza de la Independencia, a pocos pasos de la estación Termini de Roma. En las primeras luces de la mañana, la policía se presentó con mangueras para desalojarlos por la fuerza después de que el sábado fueran expulsados de un edificio cercano que ocupaban desde el 2013. La resistencia fue dura. Algunos de los que aún permanecían en el edificio empezaron a lanzar objetos a los agentes, «incluso bombonas de butano», explicaron, mientras los que estaban en la plaza intentaban escapar de la carga policial.

Médicos sin Fronteras (MSF) denunció que las fuerzas del orden hicieron uso de «una violencia sin orden y concierto» con el resultado de 13 heridos, entre ellos varias mujeres, de las que dos fueron hospitalizadas. «Han pegado a diversas personas, entre ellas a mujeres» confirmaba Simón, un refugiado eritreo que presenció la carga policial desde el edificio ocupado. Tras haber desalojado la plaza, las fuerzas del orden entraron en el edificio obligando a quienes estaban dentro a acompañarlos a la comisaria. La escena fue presenciada además por unos veinte niños que, según Unicef, «estaban aterrorizados».

La carga policial se produjo tras un primer desalojo el sábado de un edificio de oficinas en el que desde octubre del 2013 vivían unos 800 eritreos con el estatus de refugiados políticos, cumpliendo así una sentencia judicial del 2015. Mientras a un grupo, sobre todo familias con niños, se le permitió permanecer en el edifico, otros decidieron acampar en la plaza de la Independencia a la espera de una solución por parte de las autoridades para encontrarles alojamiento.