China prohíbe nombres extraños de empresas

Denominaciones como El miedo a mi esposa o ¿Qué miras? quedan vetadas en el país asiático

m. f.
redacción / la voz

Frivolidades como llamar a una empresa Champiñones azules flacos están a la orden del día en China. Las autoridades, cansadas de este sin sentido han puesto en marcha una serie de medidas contra los nombres comerciales extravagantes o demasiado largos.

Los hay tremendamente machistas, como es el caso de El miedo a mi esposa y otros totalmente absurdos como ¿Qué miras? Para romper esta absurda tendencia la Administración Estatal de Industria y Comercio realizó una lista de 33 directrices para que no se repitan estos apelativos. Una prohibición sobre aquellos nombres comerciales considerados insultantes, racistas, o con connotaciones políticas y religiosas.

Multitud de restaurantes y cafeterías se denominan de una forma aparentemente inexplicable: Champiñones azules flacos. La frase se originó a raíz del meme de un hombre de la provincia de Guangxi. Este subió un vídeo de sí mismo hablando de la soledad que le producía la ausencia de su novia. Por ello exclamó desalentado: «Es insoportable, quiero llorar». Pero su acento le jugó una mala pasada y terminó sonando como «champiñón azul flaco». Esto generó multitud de burlas en la sociedad china, llegando al extremo de denominar empresas de esta forma.

Otro de los nombres más llamativos tienen que ver con la nadadora Fu Yuanhui. La ganadora de la medalla de bronce en los 100 metros espalda en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro realizó una frívola declaración al conseguir su logro. Exclamó: «¡He utilizado todos mis poderes prehistóricos para nadar!». E incluso cadenas hoteleras emplearon esta frase en su nombres registrados.

La que se lleva la palma en cuanto a longitud es el nombre de un fabricante de preservativos. Se llama: Hay un grupo de jóvenes con sueños, que creen que pueden hacer las maravillas de la vida bajo el liderazgo de Tío Niu Internet Technology Co. Ltd.

Las reglas también prohibirán el registro aquellos que hacían apología al terrorismo y extremismo, e incluso el uso de exlíderes como Mao Zedong, que también estaba prohibido como nombre de empresa.

Normas contra la arquitectura grotesca

En la misma línea a esta medida, el presidente Xi Jinping decidió frenar el año pasado el aumento de la arquitectura extravagante y grotesca. En un país donde proliferan las obras arquitectónicas más rompedoras, el Gobierno recibió quejas de dos puentes en Chongqing porque se parecían a los genitales femeninos. Otra de las construcciones más rocambolescas fue la sede de la televisión estatal (CCTV) en Beijing, que tenía la forma de unos pantalones. Quizá el más extraño es el «edificio tetera», empleado como centro de ventas y exhibiciones.

Comentarios

China prohíbe nombres extraños de empresas