La ley del referendo presentada este miércoles por Junts pel Sí y la CUP pretende dar amparo legal a la consulta prevista para el próximo 1 de Octubre. La norma pretende crear un marco excepcional y desafía todas las normas legales vigentes en España.

Estos son los puntos más polémicos del texto presentado. 

1. Una ley por encima de las demás

El texto de la ley especifica que la misma se encuentra por encima de todas las demás que rigen el derecho en España. Ni Constitución, ni Estatut. Para ello crea un «régimen jurídico excepcional» en el que el cuerpo legislativo del referendo prevalece jerárquicamente sobre todas las demás normas con las que pueda entrar en conflicto. «Las normas locales, autonómicas, estatales y de derecho internacional seguirán siendo aplicadas en todas aquellas disposiciones que no contravengan a la norma del referendo».

2. Protección a los participantes

El texto presentado este miércoles incluye un artículo en el que establece que la ley «ampara» a todas las personas que participen en la preparación y celebración del referendo. Con este texto, los secesionistas pretenden proteger y contrarrestar las consecuencias que puedan sufrir por parte del Tribunal Constutucional los que participen en la consulta.

3. La pregunta

La norma presentada por los secesionistas este miércoles recoge la pregunta que se planteará en el referendo: «¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?». 

4. Una consulta de carácter vinculante

El capítulo III del documento establece que el resultado conseguido durante el referendo tendrá carácter vinculante. «Si en el recuento de los votos válidamente emitidos se consiguen más papeletas a favor que en contra, el resultado implicará la independencia de Cataluña, a partir de los dos días siguientes a la proclamación de los resultados oficiales por parte de la Sindicatura Electoral». Si el 'sí' obtiene un solo voto más que el 'no', la Generalitat asegura que se proclamará la independencia.

Si en el recuento los votos en contra superan a los que están a favor, se convocarán de manera inmediata unas elecciones autonómicas.

5. No hay participación mínima

En ningún momento del texto se recoge la participación mínima que debe haber para que la consulta sea vinculante. Aunque la participación no llegue a la mitad de la población catalana convocada, si los votos a favor superan a los negativos, los secesionistas dan por aceptada la consulta y por tanto aprobada la independencia.

6. Una ley aprobada por mayoría simple

Mientras que para llevar a cabo una reforma del Estatuto de Autonomía es preciso conseguir el voto de dos tercios del Parlament, la ley del referendo establece unas condiciones totalmente diferentes. La normativa para la independencia se aprobará con el simple voto de los 72 diputados de Junts pel Sí y la CUP (de los 135 que conforman el total).

Los puntos más polémicos de la ley de transitoriedad catalana

La Voz

La eliminación de la Audiencia Nacional, una amnistía para los condenados por su vínculo con el proceso de independencia y la nueva figura de jefe del Estado son algunos de los más controvertidos

JxSí y la CUP han desvelado algunos de los principales puntos del entramado legislativo con el que pretenden acometer la desconexión de España. En una rueda de prensa celebrada este lunes, los portavoces de las formaciones han ido desgranando algunas características de su normativa, que según han anunciado se aprobará antes del referendo y entraría en vigor el 2 de octubre en caso de que el día anterior el «sí» se impusiera en las urnas.

Estos son los puntos más polémicos de la norma.

1. La nacionalidad catalana permitirá mantener la española. La norma establece que la obtención de la nacionalidad catalana en caso de independencia «no exige la renuncia de la nacionalidad española». El artículo 7 de la ley expone que podrán obtener la nacionalidad catalana aquellas personas de nacionalidad española que lleven dos años empadronados en Cataluña a fecha 31 de diciembre del 2016.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los puntos más polémicos de la ley del referendo catalán