LA CNMV estudia si prohíbe de nuevo especular a la baja con Liberbank

El martes se decidirá si se prorroga la medida ya tomada en junio después del desplome de los valores en bolsa


Redacción

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) decidirá este martes si prorroga por segunda vez la prohibición de especular a la baja con Liberbank, que esta semana anunció una ampliación de capital, para impedir los ataques de inversores con el fin de que la acción se desplome.

De esta manera, el organismo resolverá si vuelve a ampliar las restricciones impuestas sobre posiciones cortas de la entidad en junio, que duraron un mes y se ampliaron en julio por un plazo de dos meses, hasta el próximo martes.

Los títulos del banco, que comenzaron a cotizar en 2013, vivieron sus peores jornadas precisamente en junio, cuando se depreciaron un 40,61 % en una semana tras catorce sesiones a la baja, por lo que el regulador bursátil español tomó esta decisión tras observar la alta volatilidad de la cotización sin ver razones objetivas para ello.

La CNMV prohibió a cualquier persona física o jurídica realizar «ventas en corto y de operaciones que creen un instrumento financiero o estén vinculadas a un instrumento financiero, cuyo efecto, o uno de cuyos efectos, sea conferir una ventaja financiera» al tenedor, en el caso de que baje el precio o valor de las acciones del citado banco.

Las posiciones cortas son una estrategia que supone la venta de acciones de un valor con la pretensión de que su precio caiga, y así poder recomprarlas después más baratas.

En concreto, los especuladores toman prestadas las acciones de un valor, que tendrán que devolver en un plazo establecido, y las venden.

Cuando dichas acciones caen hasta el valor previsto, el inversor las vuelve a comprar y las devuelve a sus dueños, y así gana la diferencia entre el precio de venta y el que pagó para comprar las acciones de nuevo.

Por otro lado, Liberbank, entidad resultante de la unión de Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura, anunció el miércoles que propondrá en octubre a su junta de accionistas una ampliación de capital de 500 millones de euros para «acelerar» la reducción de su cartera inmobiliaria por un importe superior a los 800 millones de euros.

Dicha operación, aprobada por el Consejo de Administración del banco, tiene también como objetivo mejorar el perfil y riesgo de la entidad, así como su rentabilidad, pues con esto prevén alcanzar un ROE del 8 % en tres años y comenzar a pagar dividendos a sus accionistas en 2018.

Los accionistas principales de Liberbank, que representan en total en torno al 68,8 % del accionariado, como Oceanwood (12,6 % de los títulos), Aivilo - Ernesto Tinajero (7,4 %) y Corporación Masaveu (5 %), junto a las Fundaciones Bancarias (43,8 %), han apoyado esta operación y han manifestado su intención de acudir a la ampliación, ha afirmado el banco.

Al cierre de la sesión bursátil del viernes, la acción de Liberbank cotizaba a 0,804 euros, tras ser el segundo valor que más cayó en la semana y depreciarse un 20,16 %, en tanto que la capitalización bursátil de la entidad se ha situado en 746,42 millones de euros.

Comentarios

LA CNMV estudia si prohíbe de nuevo especular a la baja con Liberbank