La bomba de Kim Jong-un

Los peligrosos juguetes nucleares del líder norcoreano explicados desde un punto de vista científico


Redacción

Cuando el ciudadano de a pie se aburre cambia de canal; cuando Kim Jong-un se aburre hace un ensayo nuclear. Cuestión de gustos. Una bomba atómica siempre es preocupante pero en manos del tercero de la dinastía Kim se convierte en algo terrorífico, algo que pone los pelos de punta.

Corea  del Norte llevó a cabo en fechas recientes el ensayo de  «un arma termonuclear de un extraordinario poder explosivo». No existe una seguridad total, pero podría tratarse de una bomba de hidrógeno o bomba H.

La bomba H y las bombas atómicas utilizan la energía que generan ciertas reacciones nucleares, es decir, reacciones que tienen lugar en el núcleo de los átomos.

- Eso de los átomos es una cosa muy complicada… y además no pueden verse y es difícil imaginarlos.

- ¡Qué va!... Es muy fácil de entender y hasta podemos verlos con un poco de imaginación.

Un átomo podría parecerse el algodón de azúcar, o nube de algodón, de los parques de atracciones o de las fiestas populares. Imaginemos esa nube de algodón con una canica en su interior. ¡Ya tenemos una imagen gráfica de un átomo!

La canica es el núcleo del átomo y la nube de algodón son los electrones, que se mueven rápidamente alrededor del núcleo. En el núcleo tenemos protones, con carga eléctrica positiva, y neutrones, sin carga eléctrica neta. En la nube están los electrones, con carga negativa. Un átomo de un elemento químico cualquiera tiene el mismo número de protones en el núcleo que de electrones en la nube a su alrededor. El número de neutrones de un puede variar y en ese caso nos encontramos ante los diferentes isótopos de ese elemento químico.

Ahora que ya sabemos cómo es un núcleo atómico tenemos que decir que las bombas atómicas se deben a la fisión o rotura de un  núcleo atómico grande en núcleos más pequeños. El elemento químico usado en la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima (6 de agosto de 1945) era el uranio-235; el de la bomba de Nagasaki (9 de agosto del mismo año), plutonio-239.

El núcleo atómico del plutonio-239, que contiene 94 protones y 145 neutrones (94+145=239), se rompe en dos núcleos más pequeños generando energía. Esto se consigue proyectando neutrones sobre el núcleo de plutonio, que se rompe generando energía. A su vez, se liberan neutrones que «salen disparados» y  chocan con otros núcleos cercanos que a su vez se rompen y liberan nuevos neutrones que hacen lo mismo, dando lugar a una reacción en cadena. En cada una de las roturas nucleares se libera energía. Esto es lo que sucede en una central nuclear y en una bomba atómica.

- ¿Y por qué no explota una central nuclear?

- Me alegro de que me hagas esa pregunta.

En una bomba atómica esa reacción en cadena no tiene «freno» y se fisionan (rompen) gran número de núcleos en muy poco tiempo liberando una enorme cantidad de energía en millonésimas de segundo.

En cambio,  el reactor de una central nuclear consigue  que esa reacción en cadena se mantenga controlada, es decir, el número de fisiones (roturas de núcleos) que se producen se mantiene  dentro de unos límites. La energía se libera progresivamente, calienta agua, genera vapor, mueve una turbina y produce electricidad. El reactor nuclear transforma la devastación de una bomba atómica en movimiento constante de una turbina.

Ahora bien, si la fisión libera una enorme cantidad de energía, la fusión nuclear libera aun más. Las reacciones de fusión de núcleos atómicos liberan más energía que las de fisión.

- ¿Pero no es lo mismo?

- No, no es lo mismo. Una cosa es la fisión y otra la fusión.

- Vaya lío, oiga.

- Es muy sencillo; una cosa es romper y otra unir. La fisión consiste en romper el  núcleo de un átomo en dos; sin embargo, la fusión en lo contrario: unir dos núcleos en uno.

- ¿Seguimos?...   

- Seguimos.

La fusión consiste, como decíamos, en la unión de dos núcleos atómicos en uno solo, que tendrá naturalmente más tamaño. La reacción de fusión más típica es la que consiste en fusionar dos núcleos de hidrógeno, o más  exactamente dos isótopos de hidrógeno: el deuterio (un protón y un neutrón)  y el tritio (un protón y dos neutrones) para conseguir un átomo de helio (dos protones y dos neutrones).

- ¡Alto!... Aquí ha desaparecido un neutrón.

- No ha desaparecido nada. Hay un neutrón que ha salido disparado al chocar el deuterio con el tritio.

La bomba que supuestamente acaba de ensayar Corea de Norte  se basa en la fusión nuclear y recibe el nombre de bomba H (hidrógeno).

Para fusionar los dos núcleos de hidrógeno hacen falta temperaturas muy elevadas, de millones de grados centígrados,  ya que ambos se repelen al estar cargados positivamente. Estas temperaturas se consiguen incorporando una bomba atómica a la bomba de hidrógeno. La bomba atómica actúa como detonador de la bomba H.

- O sea, que una bomba H es una especie de  2 por 1.

- Si quieres decirlo así…

La energía explosiva de las bombas se mide comparándola con la explosión que produce una tonelada (ton, en inglés) de TNT. La energía de la bomba lanzada sobre Hiroshima fue de 15 kilotones, es decir, 15.000 veces la explosión de una tonelada de TNT.

La bomba de fusión o bomba H con mayor poder explosivo fue ensayada por la URSS allá por los años sesenta y se estima en más de 50 megatones su poder explosivo: ¡más de 3.300 bombas atómicas juntas! La bomba H de Kim Jong-un tuvo una potencia explosiva estimada de 100 kilotones: seis veces la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima.

El alcance de los misiles balísticos, que podrían portar armas nucleares, desarrollados por los norcoreanos es ya suficiente para alcanzar Japón. No es tranquilizador acostarse sabiendo que tu vecino tiene una bomba H, y menos si tu vecino se llama Kim Jong-un.

Los japoneses y surcoreanos deben estar rezando para que el líder norcoreano cambie de hobby.

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

La bomba de Kim Jong-un