Rajoy apela al «sentidiño» para que el Gobierno catalán vuelva a la legalidad

Insiste en que no habrá referendo porque «liquidaría la voluntad» de los españoles


santiago / la voz

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aprovechó ayer una visita a su ciudad natal, Santiago, donde participó en el homenaje al expresidente de la Xunta Gerardo Fernández Albor, para hacer una apelación al «sentidiño» de la política gallega como un valor que, a su juicio, «sería positivo exportar» para contribuir a resolver situaciones como la de Cataluña. «No vamos a entrar en lo que puede suceder en el futuro», advirtió Rajoy, antes de hacer un nuevo emplazamiento al Gobierno de la Generalitat para que vuelva «a la racionalidad y a la legalidad».

Después de que el presidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, enviara un mensaje a Madrid para que no se subestimara la fuerza del pueblo catalán, Rajoy acusó recibo de inmediato y replicaba a poner pie en el Gaiás: «Es un momento importante para que algunos reflexionen y vuelvan a la racionalidad y a la legalidad», dijo, antes de remarcar que lo ocurrido en el Parlamento catalán los pasados días 6 y 7 fue algo «de enorme gravedad», porque allí se liquidó «en pocas horas» tanto la Constitución como el Estatuto de Cataluña para establecer una nueva legalidad, «algo para lo que no están facultados», subrayó.

Insistió en que la convocatoria del referendo ilegal se hizo «pisoteando los derechos» de los diputados y de los ciudadanos, algo que no está dispuesto a consentir la Administración del Estado. Respecto al referendo del 1-O, Rajoy insistió en que «no se va a celebrar» porque, a su juicio, supondría «la liquidación de la voluntad de la mayoría de los españoles».

Rectificar

Ya dentro del acto homenaje a Albor, el presidente del Gobierno echó mano al concepto del «sentidiño», citado previamente por Feijoo para aludir a Cataluña, para poner de relieve que «cuando uno se pone en contra de la legalidad y de la racionalidad» lo que hay que pensar, «sobre todo si se hace a la brava», es que «nada bueno puede producir con su actuación». En cambio, dijo que cuando se es capaz de rectificar, uno también entiende «todo lo bueno que se puede producir para él y los demás».También tuvo palabras para la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por su anuncio de no prestar locales para la votación. «No hay nada que decirle mientras no los ceda», zanjó.

La Fiscalía, de la dulzura del 9N al mazazo del 1-O

r. g.

El Ministerio Público sigue el compás del Ejecutivo

La Fiscalía General del Estado se ha mirado en el espejo del Gobierno ante las consultas soberanistas del 9 de noviembre del 2014 y del próximo 1 de octubre en Cataluña. Hace tres años, el Ejecutivo de Mariano Rajoy dejó hacer y el fiscal Eduardo Torres-Dulce actuó con la misma permisividad. La respuesta del Gobierno ante el referendo ilegal del 1-O es contundente y el fiscal José Manuel Maza actúa con la misma, o mayor, firmeza. «Se ha pasado de la dulzura de Torres-Dulce al rotundo mazo de Maza», dicen en tono jocoso en algunos despachos de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo. También un miembro del Gobierno reconoce que en el 9N actuaron «a rebufo» de los pasos de la Generalitat, cuando ahora, subraya, todo está planificado,

Seguir leyendo

El BOE publica la orden para intervenir las cuentas de la Generalitat

El BOE publicó ayer el acuerdo para intervenir las cuentas de la Generalitat. La orden permitirá a Hacienda interrumpir las transferencias a Cataluña y pagar directamente los servicios públicos básicos. La inclusión en el boletín implica, además, que antes de mañana Carles Puigdemont tiene que congelar el resto de partidas para evitar desvíos al referendo ilegal. Desde el ministerio de Cristóbal Montoro se negó que se trate de una aplicación encubierta del artículo 155 de la Constitución. A día de hoy, defendieron, ninguna competencia se ha suprimido.

Mónica Gracia: «Si los Mossos no persiguen el 1-O, se quedarán fuera del Estado de derecho»

melchor saiz-pardo

La secretaria general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) asegura que los agentes sufren en Cataluña un rechazo social fruto del proceso secesionista

Es desde el 2010 la líder del mayor sindicato de la Policía. La secretaria general del SUP (Sindicato Unificado de Policía), que representa a casi 29.000 funcionarios, habla por primera vez tras los atentados de Barcelona para denunciar la instrumentalización política de aquellos ataques y de la falta de dinero para combatir la amenaza yihadista. Pero también del referendo ilegal, del que dice que «los Mossos no tienen otra opción que no sea la de cumplir la ley», zanja Mónica Gracia (Barcelona, 1971).

-¿Qué le pareció la decisión del jefe de los Mossos de acatar en horas las órdenes de la Fiscalía de perseguir el 1-O?

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Rajoy apela al «sentidiño» para que el Gobierno catalán vuelva a la legalidad