El cambio de discurso abre grietas en el Grupo Socialista

La ruptura de la disciplina de voto de cuatro diputados pone de manifiesto la fractura en la unidad de los que se oponen al referendo


madrid / la voz

La fractura en la unidad de los que se oponen al referendo no afecta solo a las distintas fuerzas constitucionalistas, sino que alcanza también al seno mismo del PSOE. Algo que quedó de manifiesto cuando cuatro diputados socialistas rompieron la disciplina interna del grupo y se abstuvieron en la votación de la propuesta de Ciudadanos, pese a que la orden era votar en contra. Los cuatro diputados díscolos, todos ellos afines a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, fueron los andaluces Gregorio Cámara, José Juan Díaz Trillo y Antonio Pradas, y la exportavoz socialista Soraya Rodríguez. Los tres primeros aseguraron sin embargo que se abstuvieron por error. Solo Soraya Rodríguez admitió que lo hizo por estar en desacuerdo con la decisión, ya que en la reunión previa del Grupo Socialista no se habló de votar en contra de la propuesta y solo se planteó votar a favor si se admitía la enmienda del PSOE. Rodríguez afirmó que en un «momento tan grave» como este, el PSOE no debía haber permitido que la iniciativa no saliera adelante. «No podía votar que no, lo siento», señaló, asumiendo que será sancionada. Los diputados afines a Susana Díaz achacan a las presiones del PSC sobre Pedro Sánchez la decisión de oponerse en el Congreso a la propuesta de Ciudadanos. Además de los cuatro que finalmente se abstuvieron, fueron muchos los socialistas que admitieron en privado no compartir la decisión de dejar solo al Gobierno en el Congreso. Pero las disensiones internas en el PSOE no afectan solo a este punto. La contundencia con la que la portavoz socialista Margarita Robles cargó contra Mariano Rajoy sorprendió ayer a un amplio sector del grupo, que tiene asumido que al menos hasta después del 1 de octubre es necesario respaldar al Ejecutivo frente al desafío independentista y considera que Robles actúa por su cuenta.

Comentarios

El cambio de discurso abre grietas en el Grupo Socialista