El PNV aparca la negociación de los Presupuestos por la crisis catalana

El apoyo de los nacionalistas es clave para aprobar las cuentas del Estado del 2018


Redacción / La Voz

La crisis catalana ha dejado a un lado las negociaciones para aprobar los Presupuestos del próximo año que mantenían el Ejecutivo y el PNV, partido clave para lograr que las cuentas del Estado viesen la luz. Ayer, el portavoz del partido nacionalista en el Congreso lo confirmó porque su partido está muy preocupado por la «gravedad de la situación en Cataluña».

En los pasillos del Congreso Esteban subrayó que la operación judicial contra el operativo que preparaba el referendo ilegal del 1 de octubre, con detenciones y registros, «no es de recibo ni el mejor camino para arreglar las cosas» y pidió diálogo, como le reclamó directamente al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El PP pretendía presentar el proyecto de Presupuestos con el apoyo de Ciudadanos, el PNV y los dos diputados regionalistas canarios que facilitaron que las cuentas del Estado de este año fuesen aprobadas tras una complicada negociación. Fuentes populares admiten que con Ciudadanos y las dos formaciones de las islas, las conversaciones estaban encarriladas, pero la crisis abierta en Cataluña paralizó cualquier negociación con el PNV. Esteban reconocía ayer que los nacionalistas están pendientes de las fuerzas políticas catalanas, especialmente el PDeCAT -«nuestro referente allí»- en palabras de Estaban. El portavoz avisó la semana pasada al Ejecutivo de que su reacción al problema catalán podía alejar el acuerdo presupuestario con el PNV. Ayer, preguntado al respecto, Aitor Esteban no cerró la posibilidad de este apoyo, pero aseguró que el Gobierno tampoco se ha dirigido a ellos porque sabe que en este momento no les «preocupa» este asunto.

«Creo que a muchos le preocupa más el Presupuesto que el follón institucional y la crisis, que no es solo en Cataluña, es en todo el Estado. Esto es mucho más grave y el Presupuesto no me preocupa un segundo», zanjó el dirigente vasco.

Recomponer el apoyo con el PNV no va a ser una tarea fácil para el PP, cuyo aliado natural en Cataluña, como ayer reconocía el propio Esteban, es el PDeCAT, una de las patas del Gobierno catalán, enfrentado con el Ejecutivo central por el referendo ilegal que pretende llevar a cabo.

La izquierda aberzale se está mostrando muy crítica con la posición del PNV. El sindicato ELA, mayoritario en el País Vasco, instó al PNV a que deje de sostener al Gobierno del PP por «liderar la represión» en Cataluña y afirmó que continuar con ese apoyo constituye «un motivo de vergüenza para los vascos». Sortu también se expresó en parecidos términos. «Parecen ahora los grandes defensores de la democracia y los referendos, cuando con el apoyo a la violencia ha estado impidiendo este tipo de soluciones incluso para su propio país», recordó Estaban desde el Congreso.

El Ejecutivo de Rajoy presentará el día 27 de septiembre en el Congreso el proyecto de Presupuestos del 2018, conscientes de que por delante quedará una dura negociación condicionada por las consecuencias del desafío secesionista catalán.

Comentarios

El PNV aparca la negociación de los Presupuestos por la crisis catalana