A los extranjeros les pirra la Bolsa

Los no residentes son dueños del 43 % del capital de las empresas españolas cotizadas


redaccdreata / agencia

A la inversión extranjera le gusta la Bolsa española. Y mucho. No hay más que echar un vistazo al mapa de la propiedad de las acciones para hacerse una idea de cuánto le gusta al dinero foráneo comprar acciones de las empresas que cotizan aquí. Tanto es así que son -de lejos- los que más invierten. Al cierre del 2016 -último dato disponible- controlaban el 43,1 % del mercado. Nunca antes -al menos desde que existen datos: 1992- se había alcanzado esa cifra.

Confían en las empresas españolas. Y los números revelan que ni siquiera la crisis, especialmente dura con España, quebró esa confianza. Porque del 36,8 % que controlaban en el 2007, por ejemplo, pasaron a tener en sus manos el 40 % en el 2009. Y eso que la Bolsa no era por aquel entonces lo que se dice una balsa de aceite. Es más, entre el 2007 y el 2016, la participación foránea en el capital de las empresas españolas ha aumentado 6,3 puntos.

Y desde 1992, cuando se empezó a elaborar esta estadística, nunca han bajado del 30 %. Otra muestra más de su apetito por la Bolsa española, donde han echado raíces.

Por detrás de los inversores extranjeros, las familias españolas, que en el 2016 tenían en cartera el 23,4 % del capital de las compañías cotizadas. En el último cuarto de siglo los particulares han sido un pilar fundamental para la Bolsa. Nunca, ni en los peores momentos, han bajado del 20 %, justo lo que tenían en el 2007, cuando se desató el huracán subprime. El máximo histórico lo alcanzaron en 1999, con el 33,6 %.

Su fidelidad ha resultado vital en los años de la crisis. La escasa rentabilidad que ofrecían otros destinos tradicionales del ahorro familiar, como los depósitos bancarios, o la pérdida de atractivo del ladrillo, han jugado a favor de la renta variable. Tanto que en medio de la tormenta, las familias españolas han incrementado su peso en 3,2 puntos.

Detrás de ese aumento se encuentra también la política de dividendos de las empresas. Y es que muchos particulares lo han cobrado en acciones.

Este incremento, y la revalorización de la Bolsa ha llevado el valor de los activos financieros en poder de los hogares hasta los 2,1 billones de euros, un 20 % más que cuando estalló la crisis.

De acuerdo con los datos del Banco de España -estos referidos al 2014- un 11,4 % de los as familias españolas son propietarias de acciones de empresas cotizadas, lo que representa 2,1 millones de hogares y 5,25 millones de personas con exposición a acciones.

Bancos y cajas están en pleno repliegue. Solo tienen un 3 %, menos que nunca.

Comentarios

A los extranjeros les pirra la Bolsa