Trump con Rajoy: «España debe permanecer unida»

El presidente del Gobierno logra el respaldo inequívoco del mandatario estadounidense ante el desafío independentista

Trump defiende la unidad de España ante Rajoy en la Casa Blanca Por su parte, el presidente del Gobierno considera un «disparate» la declaración unilateral de independencia

Redacción

No había ni rastro del desafío secesionista catalán en la agenda de temas a tratar entre el presidente de EE. UU., Donald Trump, y el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy. Sin embargo, ambos sabían que un apoyo del estadounidense a su aliado en pleno reto independentista tendría un peso importante. A cinco días de saber si se consuma o no el referendo ilegal, Trump fue un paso más allá de lo recorrido por su departamento de Estado y ayer aprovechó para mostrarse firme defensor de una España unida. «España es un gran país y tendría que seguir unido», sentenció el neoyorquino desde el Rose Garden de la Casa Blanca. Fue un claro espaldarazo a Mariano Rajoy, quien con gesto satisfactorio volvió a apelar «al sentido común y acabar con toda esta historia».

«El presidente dice que no van a votar», insistió Trump. «Yo solo puedo decir que me gustaría que España siga unida», continuó en una segunda respuesta el estadounidense, quien consideró una «tontería» una hipotética independencia catalana, al ser España un país «tan bonito y con tanta historia».

«Altamente respetado»

La cordialidad y la buena sintonía fue la tónica dominante entre ambos dirigentes, tanto en la rueda de prensa como los encuentros previos en la Casa Blanca, repartidos en una reunión en el Despacho Oval y un almuerzo entre delegaciones.

Era la decimosexta visita de un presidente español a la residencia de la Avenida Pensilvania y Rajoy era el único líder de los aliados europeos con el que el republicano todavía no se había reunido en sus ocho meses de presidencia. «Es un dirigente altamente respetado», dijo el neoyorquino del español.

Ambos expresaron además sus deseos de fortalecer las relaciones comerciales. Fue por ello que Rajoy dedicó el arranque de su discurso a destacar el papel de las empresas españolas como inversoras en EE.UU. Un recordatorio importante para Trump, quien siempre se muestra preocupado por el déficit comercial de su país. De esta manera, Rajoy confió en que la reunión sirviese para seguir trabajando por el crecimiento económico, la libertad y la democracia.

En este sentido, tanto Trump como el jefe del Ejecutivo español denunciaron la «deriva totalitaria» del Gobierno de Nicolás Maduro, siendo este otro de los asuntos donde destacó la consonancia entre presidentes. «No debe andarse con paños calientes», aseveró Rajoy en un mensaje a la comunidad internacional y tras apoyar la propuesta de Trump de dirigir más sanciones contra el régimen venezolano, por parte de la Unión Europea.

En paralelo y tras «productivas» conversaciones, Trump agradeció la contribución de España a la lucha contra el terrorismo islámico y la acogida de los soldados estadounidenses en Rota y Morón, bases cruciales para EE.UU. «Estamos compartiendo inteligencia y estamos muy, muy unificados en la lucha», añadió con agrado el magnate.

Rajoy realizó una breve visita a la Embajada en Washington para después dirigirse a la base aérea de Andrews desde donde partió de regreso a Madrid. Rajoy no acudirá a la cumbre europea de Tallin de mañana para estar pendiente de todo lo que ocurra en relación con la convocatoria del 1-O.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Trump con Rajoy: «España debe permanecer unida»