Núria Marín, alcaldesa de Hospitalet: «Que el exalcalde Puigdemont aliente a la gente contra alcaldes es desafortunado»

Acusa a la Generalitat de haber puesto a los regidores en el ojo del huracán, y «nosotros no convocamos el referendo»


La Voz en Barcelona

Núria Marín (Barcelona, 1963) es alcaldesa de Hospitalet, ciudad donde residen 5.564 gallegos, segunda ciudad de Cataluña y la localidad catalana más poblada que gobierna el PSC, con un 24 % de población inmigrante. Vicepresidenta de la Federación de Municipios de Cataluña. Funcionaria municipal desde 1985 y concejala desde el 1995, accedió a la alcaldía en el 2008 como sustituta de Celestino Corbacho cuando este se fue de ministro con Zapatero. Desde un principio tuvo claro que su ayuntamiento no iba a colaborar en un referendo ilegal y salió en defensa de los municipios frente a la Generalitat.

-Tras las presiones de la Generalitat, le dijo a Puigdemont que dejase tranquilos a los alcaldes, ¿lo ha hecho?

-No me refería a la carta que recibimos los ayuntamientos de que nos daban 48 horas para decidir si colaborábamos con el referendo sino a su actuación pública de alentar a los ciudadanos contra los alcaldes cuando sabía que se podía organizar el referendo desde la Generalitat y sin la intervención de los municipios, y siendo él exalcalde de Gerona me parece desafortunado. Lo hice no pensando tanto en mí sino en muchos alcaldes de ciudades pequeñas donde se conoce todo el mundo y la presión social es mayor.

-¿Qué se siente ante el acoso de sus propios vecinos?

-Yo no lo sufrí. La realidad del día a día y la virtual de las redes, donde mucha gente se esconde, es distinta. Yo no lo tengo en consideración porque no es la primera vez ni será la última. En la calle, más allá de comentarios de ciudadanos, no he tenido episodios desagradables para sentirme presionada.

-¿Es especial esta ciudad por su población tan diversa?

-En Hospitalet hay una mayoría que apoyan mi decisión, otros se sienten independientes y otros solo quieren expresarse en unas urnas. Se ha puesto a los alcaldes en el centro del problema y nosotros no convocamos el referendo.

-¿El PSC tendría que romper el pacto de gobierno en Barcelona con Ada Colau?

-No me corresponde tomar esa decisión, pero si atendemos a que Colau dice que no pondrá en riesgo a los funcionarios entendemos que acata la ley. El secretario municipal, igual que aquí a mí, le advirtió que no se puede participar en el referendo.

-¿Y la cesión de locales?

-La Generalitat ha puesto centros cívicos municipales como colegios electorales, y las AMPAS y Servicios Territoriales tienen llaves de los colegios, pero no hay comunicación de qué locales se ponen para el hipotético referendo.

-¿Qué pasará el 1-O?

-Lo tengo muy claro. La gente votará, dónde está por ver. Habrá una gran movilización, sea en la calle, iglesias, bares, sedes... la gente participará.

-¿Y el 2-O?

-No soy pesimista. Antes del 1 puede haber una solución, pero si no a partir del día 2 habrá que solucionarlo con la política. Solo con esta se podrá solucionar y no solo con la ley o incumpliéndola.

-¿Qué solución le ve?

-Tiene que venir de todas las fuerzas políticas de este país, como al inicio de la democracia fueron capaces de hacer la Constitución, que es el instrumento que nos ha unido estos 40 años. Si entendemos que hay que modificarla, que hay que reeditarla, habrá que reformarla y que ejercer la política para resolver el conflicto. Esto solo lo soluciona la política, no los jueces ni violentando la ley.

-Y después…¿amnistía?

-Seguramente será un elemento para poner encima de la mesa. No me preocupa tanto eso como buscar una solución con la visión de todos. Hoy solo tenemos ruptura o inmovilismo. Me niego a creer que no podamos buscar una alternativa que una, no que separe.

-¿Desde una alcaldía se ve más fácil?

-Con imposiciones no llegamos a acuerdos, lo hemos visto en el Parlamento catalán, que ha violentado el Estatut y las normas. Eso es muy lamentable y más que lo protagonice un Gobierno.

-¿Cómo se ha llegado a esto?

-Ha habido quien ha estado alentado la independencia y quien no ha querido tomar conciencia del problema. El no ser escuchados por el Gobierno de Madrid ha llevado a estas dinámicas. Pensar que el problema independentista es minoritario no conduce a una solución, y advertimos que sin pacto, sin diálogo, no se resolverá hasta que todos se sienten.

-¿Es la educación una fábrica de independentistas?

-Yo no sé dónde está la fábrica, pero el PP ha sido una fábrica y la actitud de Rajoy ha hecho que la fábrica tenga más producción.

-¿Cómo es la relación del PSC con Pedro Sánchez?

-Excelente. Si hubieran apostado por Pedro Sánchez los que ahora aparecen alentando un cambio de Gobierno de Rajoy, Podemos y las Mareas, no se hubiese llegado hasta aquí.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Núria Marín, alcaldesa de Hospitalet: «Que el exalcalde Puigdemont aliente a la gente contra alcaldes es desafortunado»