El Gobierno critica la «deleznable» manipulación de los niños por parte de los secesionistas

«No habrá referendo», insistió su portavoz sobre un proceso que considera «desatinado, injusto y doloroso»


El consejo de ministros se celebró este viernes por última ocasión antes del 1 de octubre, la fecha marcada en rojo en el calendario y sobre la que gira toda la actualidad política. «No habrá referendo», insistió el Ejecutivo a través de su portavoz, Iñigo Méndez de Vigo, quien reconoció que el domingo puede haber algo de ruido y alboroto, pero no una consulta democrática, en la línea de lo manifestado por Rajoy a lo largo de los últimos días.

En realidad la comparecencia del ministro Méndez de Vigo sirvió para resumir y fortalecer el mismo mensaje que vienen sosteniendo de Moncloa desde el estallido de la crisis, y volvieron a tender su mano a Puigdemont para que recapacite y desconvoque la consulta ilegalizada por el Constitucional. El titular de Educación y Cultura consideró que se trataba de un proceso «desatinado, injusto y doloroso» que va «dirigido contra el pueblo catalán y señala a los que no piensan como ellos». También lamentó Méndez de Vigo el legado que dejarán los secesionistas, que a su modo de ver no será otro que «la fragmentación de la sociedad catalana, que ha llegado al núcleo más básico de la familia o las amistades personales».

También reprochó a los impulsores del proceso por los «señalamientos y represalias» que están realizando contra quienes no comulgan con ellos, en donde mencionó a los alcaldes, propietarios de pequeños comercios o clubes deportivos, así como el acoso que están desempeñando contra la prensa. «Incluso a Joan Manuel Serrat», recordó.

Méndez de Vigo reservó un capítulo especial para denunciar el «deleznable» comportamiento que están llevando a cabo algunos independentistas «manipulando» a los niños. «Me piden que cada vez los niños tengan menos deberes», ironizó en relación a las peticiones de apertura de colegios catalanes el domingo.

El portavoz del Gobierno también manifestó la confianza del Ejecutivo en que los Mossos acaten órdenes. «Están sometidos al poder judicial. Su obligación es garantizar el cumplimiento de las leyes», dijo, destacando su naturaleza de policía judicial. «Estoy completamente seguro que van a cumplir con la ley y, sobre todo, que van a cumplir con el mandato del juez», reiteró.

Méndez de Vigo también recordó que «solo desde la legalidad se podrá restaurar la convivencia, porque sin ley no es posible la libertad», y que «las leyes protegen a todos los ciudadanos de la arbitrariedad y de los malos gobernantes». Y hasta en dos ocasiones mencionó la «deslealtad» que han recibido por parte de Puigdemont, la máxima autoridad del Estado en Cataluña.

El portavoz del Gobierno avanzó que el domingo habrá un seguimiento especial de la jornada desde Moncloa, y que él estará presente, al igual que Rajoy y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, pero que todavía no hay una confirmación oficial.

Respetar la Constitución «aunque no guste»

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ha instado a respetar la Constitución española «aunque no te guste» a escasas horas de la consulta. «No es un requisito tan grande. Eso es el Estado de Derecho. Se respeta la ley y la Constitución, incluso aunque no te guste», ha defendido el vicepresidente primero del Ejecutivo comunitario, al ser preguntado por su valoración del referendo de independencia del domingo en Cataluña durante un debate con ciudadanos europeos en Riga.

«Francamente está bastante claro, como se organiza la gente en los Estados miembro compete al Estado miembro. Pero sí pensamos que se debe hacer de acuerdo con la Constitución de ese Estado miembro», ha subrayado.

El Ejecutivo comunitario ha asegurado que seguirá el referendo de este domingo, «como el resto». «Como el resto, seguiremos la evolución de los acontecimiento», ha asegurado en rueda de prensa en Bruselas el portavoz comunitario, Alexander Winterstein.

Comentarios

El Gobierno critica la «deleznable» manipulación de los niños por parte de los secesionistas