La UE mantiene su apoyo al orden constitucional español

Llamamientos al diálogo en las capitales europeas


Redacción / la Voz

La Comisión Europea siguió ayer en su línea de no interferir en la crisis y volvió a atrincherar detrás de la doctrina Prodi, de respeto y apoyo al orden constitucional español que tantas veces evocó su presidente, Jean Claude Juncker. Se espera que hoy Bruselas haga una valoración de los acontecimientos ocurridos ayer en Cataluña. En la Eurocámara, algunos eurodiputados solicitarán que la crisis se incluya en el orden del día del pleno. Los Verdes quieren que Juncker medie entre las dos partes.

Guy Verhofstadt, líder de la familia liberal a la que pertenecen Ciudadanos, PNV y UPyD, condenó ayer con rotundidad «el uso desproporcionado de la violencia» para parar el referendo, aun reconociendo su ilegalidad. Lo mismo que los socialdemócratas: «Las horribles imágenes de violencia nunca debieron producirse (...) Es un día triste para España y para Europa», lamentó su jefe de filas, Gianni Pittella. 

Bélgica

Más cintura política. El estupor ante las escenas de violencia que llegaban de Cataluña motivó la reacción del primer ministro belga, Charles Michel. El liberal, quien gobierna en coalición con los nacionalistas flamencos de la N-VA, salió al paso para pedir a Madrid más cintura política: «¡La violencia nunca puede ser la respuesta! Condenamos toda forma de violencia y reafirmamos nuestra llamada al diálogo». El reproche se extendió a todas las fuerzas políticas. El socialcristiano CdH exigió la comparecencia inmediata de la embajadora española y el ministro del Interior, Jan Jambon, celebró que los catalanes «no sean un pueblo que tome las armas fácilmente». 

Alemania

Contención de Merkel. Angela Merkel habló por teléfono el sábado con Rajoy, según informó ayer su viceportavoz, Georg Streiter, quien desmintió que, como informaban algunos medios españoles, la canciller alemana hubiera defendido la actuación del Gobierno central este domingo. Al igual que hace dos años, Merkel opta por la contención y se limita a resaltar su interés en que «España mantenga la estabilidad». Pero los políticos alemanes no pudieron ocultar su preocupación, e instaron a ambas partes a negociar. «La escalada en España es preocupante. Madrid y Barcelona deben buscar inmediatamente rebajar las tensiones y el diálogo», escribió el líder socialdemócrata, Martin Schulz. 

Londres

Solución política. Las perturbadoras imágenes también atravesaron el canal de la Mancha. El Foreign Office instó a todos a respetar la ley. «Estamos preocupados por cualquier violencia, pero el referendo, entiendo, no es constitucional», recordó el propio ministro de Exteriores, Boris Johnson. La lealtad de los conservadores no fue secundada por los independentistas escoceses. «Dejad que la gente vote pacíficamente», dijo la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon. El mismo mensaje que envió el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, quien apeló a May a que exija a Rajoy «que acabe con la violencia y busque una solución política a esta crisis».

Francia

Evitar dar lecciones. Emmanuel Macron evitó comentar la situación en Cataluña en la cumbre europea de Tallin apelando a su principio de «no dar lecciones a Estados miembro». Ayer mantuvo su palabra y no se pronunció. Si lo hizo la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, de origen andaluz, quien admitió «no llegar a comprender por qué Cataluña quiere separarse de España. Me cuesta tanto en el plano afectivo, como en el intelectual». No opina lo mismo el izquierdista radical Jean-Luc Mélenchon, que lamentó que «Cataluña no esté en Venezuela» y estimó que España necesita reformar su Constitución. 

Italia

El caso de Véneto y Lombardía. La xenófoba Liga Norte, que hasta hace poco aspiraba a una Padania independiente, intentó mantener distancias de lo ocurrido en Cataluña. El 22 de octubre en las ricas regiones del Véneto y en Lombardía celebrarán un referendo consultivo en busca de más autonomía. Su líder, Matteo Salvini aseguraba que la consulta italiana «es distinta y respeta las leyes». «Estamos en la legalidad», dijo el gobernador del Véneto, Luca Zaia. 

Portugal

Un asunto interno. A pesar de coincidir ayer con las elecciones municipales, la prensa portuguesa ha estado muy pendiente de Barcelona, dedicándole más espacio que a sus comicios. Tanto el presidente Marcelo Rebelo de Sousa, como el jefe del Ejecutivo, del socialista António Costa, consideran que «es un asunto estrictamente interno de España». Algo que reiteró ayer el jefe de la diplomacia lusa, Augusto Santos Silva, en un comunicado. 

Información elaborada por los corresponsales Patricia Baelo (Berlín), Cristina Porteiro (Bruselas), Alexandra F. Coego (París), Marís Signo (Roma) y Begoña Íñiguez (Lisboa)

Nicolás Maduro utiliza los incidentes para volver a cargar contra Rajoy

Pedro García Otero

El presidente venezolano expresó su «solidaridad con el pueblo catalán, que tiene derecho a la democracia, a la paz»

Nicolás Maduro aprovechó los incidentes de Cataluña para volver a cargar contra Mariano Rajoy, condenándolo por lo que calificó de «represión brutal». «Rajoy tiene que responderle al mundo por lo que ha hecho hoy [por ayer] con el pueblo catalán (…) Optó por la represión brutal, por el porrazo, (…) por la represión inclemente contra gente inocente, denunció el presidente venezolano en su programa semanal de televisión. Expresó su «solidaridad con el pueblo catalán, que tiene derecho a la democracia, a la paz».

Pese a su abierto apoyo al referendo ilegal, Maduro señaló «No nos metemos en asuntos del pueblo catalán, lo que piense o quiera decir, pero no podemos voltear hacia un lado, sobre todo cuando un Gobierno intervencionista [el de Rajoy] se fue a la Casa Blanca a cambiar el tema de la democracia en Venezuela por la represión en Cataluña». También se manifestó, a través de Twitter, Diosdado Cabello, número dos del régimen, quien señaló que «los hipócritas del mundo enmudecen y ocultan la terrible represión en España, la sociedad de cómplices y pillos en el mundo [están] calladitos».

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La UE mantiene su apoyo al orden constitucional español