Podemos coincide con los independentistas: «Son presos políticos»

Pablo Iglesias replica las tesis de los secesionistas tras el envío a prisión de los jefes de ANC y Òmnium


REDACCIÓN / LA VOZ

Pablo Iglesias, Irene Montero, Ada Colau y Anticapitalistas declararon a lo largo de la jornada de ayer que tanto Jordi Sànchez como Jordi Cuixart, presidentes respectivamente de Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, enviados a prisión provisional sin fianza acusados de sedición, son «presos políticos» y que, a pesar de las pruebas detalladas por la jueza en su auto de quince páginas, no debieron ingresar en prisión. Palabras similares a las repetidas por la Generalitat, Esquerra Republicana, la CUP y las dos organizaciones civiles a las que pertenecen tanto Jordi Sànchez como Jordi Cuixart.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, descalificó la medida de la jueza: «En un país en el que los corruptos y los delincuentes gozan de impunidad, en el que Urdangarin o Rato disfrutan de libertad, es gravísimo que Sànchez y Cuixart vayan a prisión por haber organizado una movilización pacífica». «Yo lo que tengo claro es que los jueces y la Audiencia Nacional no están para resolver los problemas políticos», añadió, lo que demuestra que «la separación de poderes no funciona en este país». «A mí, como demócrata, me gusta que los problemas se resuelvan democráticamente», apuntó tras asegurar «sentir vergüenza» de que esa situación se produzca en España. Iglesias también acusó al PP de ser el que rompe el país y criticó al PSOE por respaldar la actuación del Gobierno.

Irene Montero, la número dos de Podemos, reiteró el calificativo de presos políticos en alusión a Cuixart y a Sánchez y aseguró que su envío a prisión «es una auténtica vergüenza». Anticapitalistas, formación radical de Podemos, convocó una manifestación para ayer por la tarde en la madrileña plaza de Sol. Y por la mañana, los eurodiputados de Podemos se retrataron junto a los de Esquerra, PDECat y Bildu en una concentración ante la sede de la Unión Europea en Bruselas para subrayar la coincidencia en su interpretación de que la jueza se equivocó en su decisión de enviar a los dos dirigentes al recinto penitenciario de Soto del Real por su participación en el acoso a los guardias civiles que cumplían un mandato judicial.

Ada Colau: «Una auténtica barbaridad»

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se significó y se sumó a los ataques contra la decisión de la jueza que llegaron desde las filas de Podemos y calificó como «una auténtica barbaridad» el envío a la cárcel de los líderes de ANC y Òmnium Cultural.

Las palabras de los representantes de Podemos y sus confluencias fueron rechazadas desde el Gobierno por los ministros Rafael Catalá y Juan Ignacio Zoido. «Lo que puede haber son políticos presos, no presos políticos», coincidieron ambos sobre la situación procesal de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Fernán-Vello, diputado de En Marea, asegura que «na Europa civilizada senten vergoña»

El diputado de En Marea Miguel Anxo Fernán-Vello participó ayer por la mañana en una concentración simbólica de repulsa por el encarcelamiento de los líderes de Asamblea Nacional Catalana y Òmniun Cultural en Madrid junto a su compañera Ángela Rodríguez y una decena de miembros de Podemos y el resto de sus aliados territoriales. A través de sus redes sociales, el poeta gallego se pronunció contra la decisión. «Na Europa civilizada comezan a sentir vergoña», escribió Fernán Vello junto a una foto de Sànchez y Cuixart en la que se pedía la libertad para ambos líderes de la trama civil de los separatistas catalanes.

El diputado de En Marea cita entre esos líderes europeos a Xosé Manuel Beiras, con el que comparte militancia en Anova, y a Jean-Luc Mélenchon. El exlíder del BNG Xosé Manuel Beiras también escribió un tuit con la misma foto en la que asegura: «Paladíns da democracia encarcerados pola mesma inxustiza que deixa ceibes aos ratos ladróns que pagan as fianzas con diñeiro roubado».

Fernán-Vello también añadió en las redes sociales, como otros dirigentes de Podemos, que Sánchez y Cuixart son «presos políticos» y denunció la existencia de ese tipo de castigos en el siglo XXI, sin entrar a analizar el auto en el que la jueza Lamela basó su decisión.

Puigdemont se enroca y abre la puerta al 155

Carlos Punzón

La Generalitat avanza que el presidente catalán «no se moverá» de sus posiciones y la CUP advierte que en los próximos días se declarará la independencia «antes de que venga el Estado»

Carles Puigdemont está seguro de que los que vienen en dirección contraria son Mariano Rajoy, el Gobierno central, el PSOE y todas las formaciones e instituciones que no comparten la posibilidad de que Cataluña se independice. Está persuadido de que no hay marcha atrás en la vía de la independencia, pero en la nueva carta que enviará a la Moncloa antes de las 10 horas de mañana optará de nuevo por eludir dar una contestación sobre si declaró o no la constitución de la república catalana.

«No se moverá de lo que ya se ha respondido», adelantó ayer el consejero de Presidencia, Jordi Turull, tras la reunión del Gobierno autonómico, evidenciando el enroque en la postura de Puigdemont y dando por imposible un diálogo que los soberanistas aseguran que están planteado «sin condiciones». Pero como indicó el lunes el mandatario catalán a Rajoy, esa conversación tendría como objeto principal discutir, pactar y regular cómo tendría que organizarse la salida de Cataluña de España.

Seguir leyendo

El PSOE se desmarca de las críticas de Iceta a la decisión de la jueza Carmen Lamela

La orden de entrada en prisión de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart ha reabierto la brecha entre los socialistas catalanes y el PSOE, que parecía cerrada tras la victoria en las primarias de Pedro Sánchez merced a su estrecha relación con Miquel Iceta.

El líder del PSC rompió la unidad del bloque constitucionalista con un tuit en el que calificaba de «desproporcionada» la orden de encarcelamiento sin fianza dictada el lunes por la jueza Carmen Lamelas contra los dos líderes de la trama civil del secesionismo acusados de sedición.

Las palabras de Iceta fueron respaldadas y aplaudidas por algunos de los principales líderes del PSC, como Núria Parlón, Nária Marín o Jaume Collboni, pero no encontraron eco en los líderes del partido a nivel nacional. De hecho, el propio Pedro Sánchez fue el primero en desmarcarse de las palabras de su aliado ayer por la mañana, durante una visita a la localidad pontevedresa de Nigrán. Tras asegurar «entender y respetar» las palabras de Iceta, el líder socialista matizó que «el PSOE tiene muy claro que España cuenta con un Estado social y democrático de derecho y creemos en la separación de poderes». Sánchez recordó que no es su costumbre pronunciarse sobre las decisiones judiciales: «Me gusten más o menos». Más explícitos se mostraron desde el Congreso Adriana Lastra y José Luis Ábalos, números dos y tres del partido. «España es un Estado de derecho que tiene una separación de poderes que cada cual ejerce de acuerdo al derecho que le otorga», manifestó Ábalos tras oír a Lastra repetir que el PSOE «no entra a valorar las decisiones judiciales».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Podemos coincide con los independentistas: «Son presos políticos»