Manfred Weber: «La UE está del lado de quienes respetan el imperio de la ley»

El líder del grupo popular europeo tiene claro que la situación a la crisis catalana está en manos de Rajoy


bruselas / Corresponsal

Respeto a la Constitución, diálogo y nada de mediación europea. El líder de los populares en el Parlamento Europeo, Manfred Weber, tiene claro que la solución a la crisis catalana está en manos de Rajoy, a quien apoya para la restauración del imperio de la ley en Cataluña. El alemán insiste en la necesidad de no ceder al chantaje de los independentistas catalanes y les advierte que, si abandonan España, nadie en la UE les abrirá las puertas.

-Los independentistas comparan la aplicación del artículo 155 con un golpe de Estado, con la represión en Turquía o con la dictadura de Franco. ¿Piensa que la respuesta del Gobierno español está siendo proporcionada?

-España es una democracia consolidada con un fuerte Estado de derecho. No hay comparación posible con Turquía ni con los tiempos de Franco. La respuesta del Gobierno español a la situación ha sido la de seguir estrictamente la ley y se ha hecho de acuerdo con otras grandes fuerzas políticas. Tiene nuestro pleno apoyo.

-La palabra que más se repite en la UE estos días es «diálogo», pero ¿debería Rajoy negociar con los secesionistas?

-El diálogo es la mejor solución, pero siempre si se hace bajo el amparo de la ley. No puedes hablar con alguien que impone condiciones para hablar, como una convocatoria de referendo que va en contra de la Constitución. El Gobierno español y la mayoría de las fuerzas democráticas han decidido abrir el debate sobre potenciales cambios en la Constitución. Sería irresponsable que las autoridades catalanas no participasen y continuasen ignorando la ley.

-Algunos partidos han pedido a la UE que medie. Usted dijo no estar a favor. ¿Por qué?

-Gran parte de las fuerzas políticas europeas consideran que esta es una cuestión interna que debe ser resuelta a nivel español. No corresponde a Europa intervenir en una cuestión nacional mientras el Estado de derecho siga funcionando.

-Se ha dicho que la crisis en Cataluña ya es un asunto europeo. ¿Teme que emerjan en la UE más tensiones separatistas o graves daños para la economía?

-Espero que el Gobierno español tome las medidas necesarias para preservar el interés general de todos los ciudadanos españoles. El recuerdo de la crisis económica y sus consecuencias está muy presente en la memoria de todos. La UE está claramente del lado de quienes respetan la ley y ha sido construida contra los nacionalismos. Nuestra respuesta a las demandas del Gobierno catalán o cualquier otro que siga su camino de no respetar las leyes siempre estará basada en esos dos principios.

-¿Cree que la crisis en Cataluña tendrá impacto en los futuros presupuestos?

-Es demasiado pronto para tener una imagen clara de las consecuencias económicas para el conjunto de España, pero creo que Rajoy cumplirá con los compromisos del país en la UE para evitar un nuevo shock económico.

-La extrema derecha ha aprovechado el momento para echarse a la calle en algunas partes de España. ¿Le preocupa que emerja con fuerza, como en Holanda, Francia o Alemania?

-En países como España y Portugal, después de las largas dictaduras que habéis vivido en el siglo XX, los movimientos cercanos a la extrema derecha están, afortunadamente, limitados. En Holanda, Francia, Alemania o la Eurocámara la extrema derecha tiene mucha más presencia. Durante el debate sobre Cataluña en el último plenario, los únicos eurodiputados que apoyaron al Gobierno catalán fueron los de UKIP, la extrema derecha y la extrema izquierda. Por eso es importante que todas las fuerzas democráticas y proeuropeas estén juntas, poniendo en evidencia aquellas soluciones simplistas e irreales basadas en el odio y el miedo.

-Bruselas asegura que una DUI llevará a Cataluña fuera de la UE: ¿implica eso que la reconocerían?

-Nadie ha aceptado el referendo ni sus resultados, ni tampoco los observadores internacionales. Ni siquiera el Gobierno catalán ha proclamado ningún resultado oficial. El mensaje desde Bruselas, desde la UE, a los catalanes es muy claro: si abandonáis España, abandonáis la UE, con todas sus consecuencias.

-Los separatistas acusan al Gobierno español de no dejarles pactar un referendo legal como el escocés...

-La Constitución española establece claramente que cualquier referendo con consecuencias legales debería celebrarse a nivel nacional. El caso escocés no es parecido. Gran Bretaña no está regida por una Constitución escrita. En el caso catalán, no pueden pedir al Gobierno español que negocie algo que va contra la Constitución.

Bruselas respalda al Gobierno español en la aplicación del 155

El portavoz de la Comisión destaca que las medidas están dentro de «contexto constitucional» que exigen que se respete

C. P.

«Respetamos el orden constitucional y legal de España. Las medidas [del artículo 155] están precisamente dentro de ese contexto constitucional». Con esas dos frases, el portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, manifestó ayer el apoyo pleno de la UE al último movimiento del Gobierno español para restaurar el imperio de la ley en Cataluña. La aplicación del artículo 155 no genera dudas legales ni políticas fuera de España. En Bruselas tienen claro que el desafío independentista es inaceptable y que el Gobierno español está en todo su derecho de recurrir a cualquier instrumento legal que permita recuperar la normalidad democrática. También el presidente Jean Claude Juncker quiso salir al paso desde Estrasburgo para recordar que no le gusta «lo que está pasando en Cataluña». El luxemburgués arremetió durante un encuentro con estudiantes contra los secesionistas, dejando claro que están solos y que no encontrarán respaldo ni mediación alguna en la UE: «Estoy en contra de todos los separatismos en Europa [...]. La voluntad de querer tener una identidad propia es comprensible, pero querer oponer la identidad que tenemos a otras regiones es de mala fe», les dijo con firmeza.

Explicaciones de Dastis

En los últimos días se han repetido en Europa las manifestaciones de apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy. De París a Berlín y Londres, se multiplican las voces que piden a los separatistas que vuelvan a la ley y acaten la Constitución.

Para poder convencer a los pocos escépticos que todavía quedan en la UE de la magnitud de la rebelión independentista, el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ha puesto a funcionar toda la maquinaria diplomática en el exterior, incluidas embajadas e instituciones comunitarias. El mismo Dastis se desplazó ayer hasta la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, según Europa Press, para reunirse durante la celebración del plenario de esta semana con el líder de los populares europeos, Manfred Weber, el de los socialdemócratas, Gianni Pittella, y el de la familia liberal, Guy Verhofstadt. Los tres cerraron filas hace dos semanas con el Gobierno español durante el debate monográfico que organizó la Eurocámara sobre Cataluña. Los conservadores europeos insisten en que no se puede negociar con quien incumple la ley. Los socialistas europeos acusan al líder de la Generalitat y a las fuerzas que lo apoyan de actuar de forma «irresponsable» y de conducir a los catalanes a una situación de confrontación y división muy difícil de curar. El jefe de los liberales europeos, donde conviven malamente partidos como Ciudadanos y PDECat, se desmarcó de las formaciones separatistas y les recordó que «nadie puede dar una lección de democracia a España».

Todos coinciden en lo mismo: no se puede negociar nada hasta que los responsables del Gobierno catalán se sometan a la Constitución. A pesar de retorcer las declaraciones e interpretar de forma interesada los mensajes de los líderes europeos, el relato edulcorado de los hechos que han articulado las fuerzas independentistas catalanas no ha conseguido infiltrarse en la UE.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Manfred Weber: «La UE está del lado de quienes respetan el imperio de la ley»