Los líderes de los dos grupos mayoritarios de la Eurocámara cargan contra el secesionismo

Los acusan de provocar divisiones y tensiones y respaldan la acción del Gobierno español


Bruselas / Corresponsal

Los independentistas catalanes mantienen, aunque visiblemente más divididos, el desafío secesionista al Estado español. Su negativa a respetar la Constitución está colmando la paciencia de los principales líderes políticos de la UE, que ayer volvieron arremeter en la Eurocámara contra las artimañas de los independentistas. «El Gobierno catalán se ha comportando de forma poco responsable [...]. Ellos y los británicos nos están demostrando lo peligroso que es poner en tela de juicio a la UE», aseguró el jefe de los populares, Manfred Weber, antes de exigirles que acaten la ley y «aclaren si están declarando o no la independencia».

El líder de los socialdemócratas, Gianni Pittella, también cargó contra los secesionistas durante el plenario en Estrasburgo después de acusarlos de provocar divisiones y tensiones. «Tienen como el síndrome de Robin Hood, pero al revés [...]. No se puede tener como rehén la solidaridad. Redistribuir de las regiones ricas a las más pobres no es un acto de beneficencia, sino la base del pacto de la ciudadanía», aseguró el italiano, apuntando de forma velada a los partidos catalanes de izquierda que esgrimen razones económicas para defender la independencia.

Los principales partidos políticos del Parlamento Europeo respaldan la acción del Gobierno español, que mantiene activo el artículo 155 de la Constitución. Hasta la ciudad francesa se desplazó el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, para explicar por qué el Ejecutivo se vio forzado a invocarlo. El objetivo es «restaurar la convivencia y la legislación en Cataluña de manera que se asegure la estabilidad necesaria para que los catalanes puedan expresar su voz en las elecciones», aseguró el andaluz, quien cree que sería «una buena señal» que Puigdemont acuda al Senado.

Ante el revuelo generado por las cargas policiales del pasado día 1, con motivo del referendo ilegal, el Gobierno español garantizó que se hará «todo lo necesario» para que no se vuelvan a repetir. «Ha habido algo de ingenuidad por nuestra parte. No creímos que esta gente fuera a llegar adonde ha llegado. Cuesta creerlo», admite una fuente de la diplomacia española.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los líderes de los dos grupos mayoritarios de la Eurocámara cargan contra el secesionismo