El abogado del Estado reclama una «sentencia ejemplar» en el caso Gürtel

«No pueden volver a pasar las cosas que hemos escuchados en la sala», dice


redacción / la voz

«Les pido que dicten una sentencia ejemplar. No puede ser que vuelvan a pasar las cosas que durante este año y pico hemos escuchado en esta sala y que se han admitido con una naturalidad que da miedo». Esta fue la conclusión final del abogado del Estado, Eduardo Bal, en el juicio de la primera etapa del caso Gürtel, que afronta su recta final. El letrado también lanzó un dardo envenenado a algunos empresarios españoles para que «no vuelvan a tener la tentación de sobornar para ser beneficiados con obra pública».

Bal fue especialmente duro con el líder de la trama, Francisco Correa, cuya organización «se instaló en las administraciones públicas como un cáncer de corrupción». El abogado del Estado coincidió en sus valoraciones con la Fiscalía Anticorrupción en que los hechos juzgados son de una gran gravedad. «No se puede admitir de ninguna forma» que los acusados defiendan que «tenían un problemilla con Hacienda», apuntó.

Para el Wilfredo Jurado, letrado que representa un grupo de concejales socialistas del Ayuntamiento de Boadilla del Monte (Madrid) que se personaron en la causa en el 2009, los principales acusados de la red (Correa, Crespo, el Bigotes y Bárcenas) representan «auténtico cáncer para el Estado».

«Fue una etapa oscura en las instituciones y una forma de hacer política» en donde quedó demostrado, según Jurado, que se utilizaron administraciones públicas gobernadas por el PP para «asegurar adjudicaciones de contratos a empresas del grupo del presunto cabecilla de la trama, Francisco Correa, a cambio de comisiones».

Para el letrado, en el juicio se puso de manifiesto que «el PP se benefició de la trama corrupta con fondos de la trama con los que se pagaron gastos en campañas electorales», por lo menos en los ayuntamientos de «Madrid, Majadahonda, Pozuelo de Alarcón, así como el de Estepona, en la provincia de Málaga», según expuso el abogado en sus conclusiones finales.

Red piramidal

«Todos los acusados participaban de la misma fiesta con distintos roles, construyendo un auténtico monopolio de la corrupción en Madrid», ejemplificó el abogado de los concejales socialistas, y puso nombres. «El acusado Alberto López Viejo», que fue viceconsejero de Presidencia y consejero de Deportes, «era un poder omnímodo respecto a todas las consejerías y controlaba todos los actos de la entonces presidenta, Esperanza Aguirre», a través de empresas de Correa y de «sociedades pantalla».

Por su parte, el letrado de la acusación ejercida por el PSOE de Valencia, Virgilio Latorre, consideró que tanto Bárcenas como Correa , dejaron pruebas como «pistolas humeantes». «No crean a Luis Bárcenas en nada» porque la versión que el extesorero facilitó para justificar sus fondos en Suiza atribuyéndolos a operaciones de compraventa de obras de arte y a negocios con inversores uruguayos es «insólita», según Latorre.

Comentarios

El abogado del Estado reclama una «sentencia ejemplar» en el caso Gürtel