Los papeles de JFK abren nuevos enigmas sobre el magnicidio de Dallas

Mercedes gallego NUEVA YORK / COLPISA

ACTUALIDAD

BRENDAN SMIALOWSKI | AFP

Los archivos publicados no contienen grandes revelaciones e introducen más dudas

28 oct 2017 . Actualizado a las 09:35 h.

¿Qué hacía Lee Harvey Oswald en la embajada soviética de México mes y medio antes de asesinar al presidente? ¿Le habían encargado los rusos matar a Kennedy, o tal vez la CIA? Historiadores y conspiracionistas habían aguardado pacientemente el cuarto de siglo que dio el Congreso a las agencias de inteligencia para redactar los documentos que quedaban en los Archivos Nacionales antes de hacerlos públicos. Sin embargo la decisión de Donald Trump de prorrogar la espera seis meses más y desclasificar entre tanto una mínima parte solo ha servido para alimentar más las sospechas.

Trump se lo había prometido por Twitter a sus votantes: «Transparencia sin precedentes». El 61 % cree en las teorías de la conspiración, como él mismo. Entre ellos, su asesor Roger Stone, autor del libro El hombre que mató a Kennedy, en el que acusa a Lindon B. Johnson de haber encargado su muerte para quedarse con el poder. Stone convenció a Trump para que autorizase la publicación total de esos documentos que, a su juicio, no pueden hacer daño a nadie «porque ya no queda nadie con vida». Con todo, advirtió que no podía garantizar que no sucumbiera a las presiones de la CIA y el FBI, como así fue. Mientras los expertos aguardaban su vellocino de oro, Trump claudicó. La CIA dispondrá de otros seis meses. 

Los 2.800 documentos publicados suponen menos del 1 % del total, pero podían haber arrojado luz a las incógnitas más comunes, de no haber estado tan censurados. Cuando el abogado David Belin, de la Comisión Warren, pregunta si hay alguna información relacionada con el asesinato de JFK que muestre «de alguna forma» que Lee Harvey Oswald era «de alguna manera agente de la CIA o agente...», el documento se corta. Ni siquiera se acaba la frase. ¿Tal vez agente del FBI? ¿O del KGB? ¿Por qué no quieren las agencias de inteligencia que eso no se sepa, 54 años después del asesinato de Kennedy? Según Trump, su publicación hubiera causado «un daño irreversible» a la seguridad nacional.