Freixenet marca el punto de inflexión: se queda en Cataluña al volver la legalidad

La aplicación del 155 y los comicios relajan la fuga de empresas, que suma casi 2.000


madrid / la voz

El nerviosismo que la celebración del referendo ilegal del 1 de octubre disparó entre las empresas catalanas y que acabó materializándose en un aluvión de traslados de sedes sociales y fiscales, por miedo a las implicaciones de una declaración unilateral de independencia, ha comenzado a remitir. La activación de las medidas incluidas en el artículo 155 de la Constitución y el anuncio de convocatoria de elecciones para el 21 de diciembre parecen haber sido el ansiolítico que necesitaban las firmas radicadas en Cataluña para paralizar, al menos por el momento, sus planes de buscar tranquilidad y seguridad jurídica en otros puntos del país.

La decisión tomada el martes por el consejo de administración de Freixenet ilustra el punto de inflexión que se ha producido este fin de semana en la percepción de la situación política catalana por parte del tejido empresarial.

Aunque aún es prematuro saber si efectivamente es un cambio de tendencia entre las empresas, lo cierto es que si el viernes el presidente de la afamada productora de cava, José Luis Bonet, aseguraba a La Voz que le apenaba el traslado de domicilio social de Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona), pero que lo consideraba inevitable dadas las circunstancias, ayer Freixenet anunciaba que no habría cambio. Su argumento es que «se ha recuperado el orden constitucional» en la comunidad.

Las cifras que maneja el Colegio de Registradores de España confirman una cierta relajación: el lunes 62 empresas trasladaron su sede social desde Cataluña a otras comunidades, lo que supone una notable caída respecto a la media del mes, de 130 diarias.

El mínimo de octubre

Los 62 traslados registrados este lunes suponen la cifra diaria más baja del mes, ya que entre el 2 y el 6 de octubre solo siete empresas salieron de territorio catalán y fue a partir del día 9 -la víspera del pleno convocado en el Parlamento autonómico para debatir la declaración unilateral de independencia- cuando 212 sociedades decidieron hacer las maletas.

Los traslados de el lunes también son menos de la mitad de los 140 que se registraron el pasado viernes, cuando el Parlamento catalán declaró la independencia y el Senado permitió la activación del artículo 155, y cuatro veces menos de la fuga récord del día 19, cuando 268 empresas pusieron pies en polvorosa -simbólicamente- coincidiendo con la fecha límite que el presidente del Gobierno había dado al ya expresidente catalán, Carles Puigdemont, para aclarar si había o no declarado la independencia.

En octubre, desde el día después del referendo ilegal y a falta de incluir la jornada del martes, 1.883 sociedades hicieron efectivo el cambio de su domicilio social y, en muchas ocasiones, también fiscal. Ese fue el caso, por ejemplo, de Sabadell y CaixaBank, que además, fueron las que abrieron la espita del éxodo.

En todo caso, y pese a haberse recuperado el orden constitucional, no todas las empresas se fían, y prefieren estar fuera de Cataluña. Es el caso de Repara tu Deuda o el laboratorio Uxafarma, que el martes anunciaron su traslado.

La agencia S&P ve ahora un menor riesgo en la comunidad

La agencia de medición de riesgos Standard & Poor’s (S&P) avanzó el martes que la calificación crediticia de España no se verá afectada de manera «inmediata» por la situación en Cataluña.

Para esta organización, la aplicación del artículo 155 de la Constitución, con la destitución del Gobierno de la Generalitat, la disolución del Parlamento de Cataluña y la convocatoria de elecciones autonómicas, ha reducido la probabilidad de una escalada de tensiones.

La inmobiliaria del magnate Soros aplaza una venta por la crisis

La socimi -sociedad cotizada de inversión inmobiliaria- Hispania ha dejado en suspenso el proceso de venta de su cartera de oficinas que emprendió el pasado mes de marzo, ante la incertidumbre actual del mercado, fundamentalmente generada por el reto independentista en Cataluña, según fuentes de la compañía a Europa Press. Hispania es una sociedad en la que participa el magnate estadounidense George Soros. Pretendía vender en bloque 24 edificios de oficinas, valorados en de 498,3 millones de euros. Cinco de estos inmuebles, estimados en 118 millones, están ubicados en Barcelona.

Comentarios

Freixenet marca el punto de inflexión: se queda en Cataluña al volver la legalidad