Miles de independentistas reclaman la libertad para los «presos políticos»

La calle reacciona a los encarcelamientos con una gran concentración ante el Parlamento catalán


La Voz en BARCELONA

«¡Huelga general!», «¡No pasarán!», «¡Ni un paso atrás!», «¡Es dictadura, no es justicia!», «¡Libertad para los presos políticos!». Estas era algunas de las muchas consignas que se escucharon anoche a los pies del Parlamento catalán. Miles de personas acudieron en una tarde agradable en temperatura y con ambiente caldeado a la llamada de Òmnium Cultural y ANC para concentrarse ante ayuntamientos y en el parque de la Ciudadela, abierto con total normalidad.

En la tribuna de la Ciudadela, muchos oradores -Neus Munté (PDECat), Mireia Mata (ERC), Magda Cassamitjana (Moviment d’Esquerres), Núria de Gispert (Demòcrates), Albert Botran (CUP), Albano Dante Fachin (Podem) y Elisenda Alamny (CatComú)- exaltaban a sus seguidores con frases como «esta ha sido la respuesta más regresiva del Estado español desde el franquismo», «es un abuso de poder que denunciaremos incansablemente alrededor del mundo», «salid a las calles para exigir nuestra libertad robada», «es imprescindible una respuesta unánime» y «que la ciudadanía mantenga la movilización hasta la liberación del Gobierno legítimo».

Incluso hubo una referencia indirecta a Puigdemont: «Hay que defender la libertad desde Bruselas, desde Barcelona, desde todos los municipios de Cataluña», una frase no especialmente aplaudida. Aunque tampoco fue abucheada en ningún momento, no como cuando uno de los oradores comentó que sería conveniente atraer «a los compañeros socialistas» y los gritos de «traidores» no se hicieron esperar.

Albano Dante Fachin, secretario general de Podem, siguió separándose de las tesis de su partido al decir que «toca sentarse y encontrar una solución que haga temblar este Estado que es insoportable». Durante el acto se dio lectura a un manifiesto en el que se ha criticado que PP, C’s y PSOE quieran «usurpar las instituciones» catalanas por la vía judicial y cesando a los miembros del Ejecutivo catalán, en un acto que tachan de ilegal e ilegítimo. La precipitación a la hora de convocar esta concentración contra el encarcelamiento de parte del ex-Gobierno de la Generalitat impidió que el espacio habilitado reuniese las mejores condiciones. Así, aquellos que no estaban en el grupo más cercano de los oradores apenas podían seguir los discursos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Miles de independentistas reclaman la libertad para los «presos políticos»