Lo verde aporta 8.500 millones al PIB

El sector constata un leve mejoría tras varios años en coma por la reforma eléctrica, y todo gracias a la feliz perspectiva de instalar más potencia renovable al fin


redacción / la voz

La asociación de empresas de energías renovables (APPA) sacó pecho ayer al ensalzar las bonanzas de un sector castigado por la reforma energética acometida por el Gobierno a partir del 2013. Porque, a pesar de los recortes y del freno en su desarrollo, el negocio verde en España sigue poniendo sus buenos granitos de arena para sostener la economía. De hecho, ya nota síntomas de recuperación. Así lo revela el estudio de impacto macroeconómico de estas tecnologías presentado ayer por APPA, y correspondiente al año pasado. Es decir, el informe no refleja todavía el impacto positivo que tendrán las dos subastas de 6.000 megavatios celebradas entre mayo y julio pasados.

Las principales conclusiones que se extraen son que el sector contribuyó a la riqueza nacional con 8.511 millones. Es un 3 % más que el año anterior y un 11 % más que en el 2014, aunque todavía está algo lejos de la cifra alcanzada en el 2012, cuando aportó 10.641 millones, algo más del 1 % del PIB, la más alta desde el 2009, según el estudio.

La propia organización aclara que esa mayor contribución al producto interior bruto no es fruto de un mayor dinamismo renovable durante el 2016. De hecho, no se instaló potencia nueva adicional y las ventas de energía verde fueron inferiores a las del año anterior. Pero la mejora del negocio se produjo, según APPA, por la reactivación de sectores tecnológicos animados ante la perspectiva de instalar nueva potencia renovable en los próximos años, fruto de las subastas. 

El mercado, más barato

La asociación tampoco deja pasar por alto que cuanta mayor producción renovable hay más barato es el mercado eléctrico, ese mismo que determina en torno a un tercio del recibo de la luz de los consumidores. Según datos de APPA, en el 2016 se produjo por esa vía un ahorro de 5.300 millones. Así, el precio medio del megavatio hora producido fue de 39,6 euros, frente a los 61 que hubiera costado si las renovables hubieran desaparecido del mercado.

El informe mide también, claro, el impacto en el empleo. En este caso, las cifras no repuntan. El sector dio trabajo en el 2016 a 74.566 personas, con una disminución del 3,6 % en relación con el 2015. Es, de hecho, el dato más bajo desde el 2009, cuando el negocio movilizaba a 127.877 operarios. O sea, que perdió el 40 % de la mano de obra.

Pero, aunque en conjunto se destruyeron el año pasado 2.760 puestos en el negocio, hubo tecnologías que crearon empleo neto. Como la eólica (535) o la solar fotovoltaica (182). La biomasa hizo mover la balanza hacia el lado negativo, pues solo ella perdió 2.866, según datos de APPA.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Lo verde aporta 8.500 millones al PIB