La Constitución no solo es el 155. Todos somos Lucía

ACTUALIDAD

El criminólogo asturiano se involucra en la investigación de la muerte de Lucía, la niña de Málaga que apareció muerta junto a las vías del tren

13 nov 2017 . Actualizado a las 07:45 h.

Son las 12 de la mañana, la mesa de trabajo alborotada por papeles y documentos rodeando la taza de café. Estoy observando las noticias, y veo una que me llama la atención, una niña menor, un largo recorrido y una muerte, tres elementos que no se relacionan armónicamente, no se, me da el palpito conspiranoico y me invade la curiosidad. Sigo revisando noticias relacionadas con el suceso, ¡¡oppss!!, el ratón sin pilas. Busco incesantemente unas de repuesto pero la agonía informativa se apodera de mí cada segundo que pasa, los nervios relucen, la impaciencia renace, así que conecto otro ratón  por el puerto USB y continúo con la búsqueda de información.

Cada vez veo mas indicios incongruentes en el caso, creo que algo no encaja pero no puedo hacer caso a las informaciones imprecisas que leo en la red. Dejo el ordenador, termino mi café pensativo, vuelvo a reconstruir la situación en mi cabeza, un largo recorrido en unas condiciones tan difíciles por una niña tan pequeña… Lo hago una y otra vez, mi cabeza no termina de encajar, imagino todas las probabilidades, me faltan datos… Lo he decidido, voy a buscar la manera de contactar con los padres y así poder ofrecer mi ayuda. Comienzo a buscar en las noticias de la prensa, pero solo encuentro un nombre, Ana, la letrada de un bufete de abogados y representante de la familia. Me es fácil encontrar su nombre y dirección, ya que el mismo se encuentra en casi todas las portadas como los carteles publicitarios. Me sumerjo por las redes en busca de Ana, y por el paso voy descubriendo información sobre su especialidad y experiencia, ha publicado libros, ha salido en la prensa, es abogada de familia… ¡ya!, acabo de dar con su despacho, se encuentra situado en una población de unos 24.000 habitantes y parece un despacho con recursos. Bueno, busco el email que encuentro y le escribo:

“Estimada colega,

He visto por la prensa que representa a la familia de la menor, caso que he seguido cuyas primeras conclusiones de la investigación resultan poco verosímiles bajo mi criterio profesional y careciendo de la información suficiente para tener una opinión más rigurosa.