«La presencia de Volotea en Asturias no está supeditada al convenio con el Principado»

El director general de la aerolínea desgrana la estrategia de la compañía para los próximos años. Anuncia su intención de aumentar frecuencias nacionales y la posibilidad de abrir alguna ruta internacional en 2019

Lázaro Ros, director general de Volotea
Lázaro Ros, director general de Volotea

Redacción

Volotea ha sido la primera gran empresa que ha trasladado su sede social social de Cataluña a Asturias por el desafío independentista. Lázaro Ros, director general de la aerolínea y uno de sus fundadores, no descarta que si la situación se radicaliza tengan que tomar alguna medida más, pero asegura que no van a precipitarse y que, a corto plazo, no tienen nada pensado. El responsable de la compañía desgrana sus planes para los próximos años, entre los que se incluye el incremento de la frecuencia en un vuelo nacional y su intención, ya en 2019, de abrir nuevas rutas internacionales. Ros sostiene que la presencia de Volotea en Asturias no está supeditada al convenio de colaboración que tiene firmado con el Principado. 

-Volotea ha sido una de las primeras empresas en dar el paso y mover su sede social de Cataluña. ¿Por qué motivos?

-Realmente no fuimos de los primeros, tardamos unos días. Viendo los acontecimientos en Cataluña, ya hacía meses que habíamos planteado una estrategia para, llegado el caso, aplicarlo. Se hizo un plan de reacción y cuando empezaron las grandes instituciones a cambiar la sede social, se planteó en serio en el consejo y se puso en marcha. Había que salir de allí porque si se queda fuera de la Unión Europea y del país que concede la licencia, la empresa está perdida. Necesitaríamos permisos especiales para volar. En Europa esto está liberalizado y solo tienes que pedir a los europeos. Ese fue el motivo.

-¿Por qué han elegido Asturias?

-La sede social es un tema puramente administrativo que no conlleva un cambio ni de personas ni de lugar de trabajo. Lo que exige, al menos así lo dicen los abogados, es un centro de producción de la empresa en esa localidad. Nosotros en España la única base es Asturias, donde nos establecimos en 2015. Entonces el planteamiento era sencillo. En Asturias estamos comodísimos, creemos que tenemos un buen nombre y somos una compañía en desarrollo. Tenemos 65 personas trabajando aquí y con eso y un avión que duerme en el aeropuerto tenemos el centro de producción.

-¿Cree que la situación se ha calmado o todavía existen riesgos?

-Estamos mejor que hace tres semanas porque se han tomado algunas decisiones. La medida del Gobierno parece que ha rebajado la tensión, pero dicho esto, este mundo es muy complicado. En diciembre habrá elecciones, veremos cómo se desarrolla todo.

-Si la situación se radicaliza ¿tienen pensado tomar alguna medida más?

-A corto plazo, nada. Llevamos seis años con la sede en Barcelona, ciudad a la que no volamos, por lo que se puede entender que de mover más cosas serían personas porque no tenemos rutas desde allí. Siempre estás pensando qué pasará si se complica. El siguiente paso, que ya ha dado alguna empresa, es el cambio de sede fiscal. Eso requiere la salida de parte del equipo directivo, entre otras medidas. No nos vamos a precipitar, pero estamos esperando a ver qué pasa. Mucha gente es de allí y antes de dar cualquier paso tenemos que pensarlo. Dicho esto, todo dependerá de la evolución, pero a día de hoy no tenemos pensado nada.

-Primero Volotea, luego Dupont… ¿Qué ventajas tiene Asturias respecto a otras comunidades?

-Nos sentimos muy vinculados a Asturias. Empezamos a volar desde aquí el año en que nacimos, en 2012, y no hemos parado desde entonces, siempre creciendo. En el año 2015 establecimos la base gracias al apoyo, sobre todo, de FADE, que facilitó un acuerdo de las cámaras de comercio y los ayuntamientos de los tres municipios. Así se abrió la base. A partir de ahí, hemos ido creciendo. En 2012 tuvimos 13.000 pasajeros; en el 2013 subimos a 24.000; en el 2014 llegamos a 39.000; en 2015 alcanzamos 81.000; en 2016 los 126.800 y este año están estimados 214.800. En ese tiempo hemos venido a Asturias mucho y yo creo que, en general, Volotea cae bien. Eso ayuda a que te sientas cómodo.

-¿Qué papel ha jugado FADE y Pedro Luis Fernández en su decisión?

-Con FADE, en concreto con Pedro Luis Fernández, tenemos desde hace años buena relación. Él se puso en contacto con nosotros cuando montamos la compañía para ver nuestros planes. Al final las relaciones personales también cuentan. Hemos abierto muchas bases y en algunas ha habido mucho apoyo y en otras menos.

-¿Hasta cuándo dura el convenio de colaboración con el Principado?

-Eso fue a continuación de la apertura de la base. Se llegó a un acuerdo para abrir dos rutas internacionales, la primera fue Venecia y la de este año Munich. Era un acuerdo por tres años.

-¿Está supeditada su presencia en Asturias a ese convenio?

-Después de seis años con la base abierta, hay rutas que funcionan porque la gente te conoce aquí y en destino. El problema es que a veces te conocen en la base pero en el destino no, y ahí tienes que darte a conocer. Por eso somos cautos al abrir rutas nuevas, sobre todo en el extranjero. Pero en absoluto, nuestra presencia en Asturias no está supeditada a ese convenio. Otra cosa es que la apertura de según qué tipo de rutas pueda estar vinculada un apoyo de promoción, pero eso lo tiene todo regulado la Unión Europea

-La semana pasada anunciaron la apertura de una base en Bilbao. ¿Es competencia para Asturias?

-Creemos que no. Desde Bilbao volamos desde el primer año y hemos seguido creciendo, aunque muy poquito. La nueva la base, que empezará a operar en temporada alta del próximo año, va a tener una capacidad parecida a Asturias. Pero no creemos que sea incompatible porque hay muy poca competencia directa. Otra cosa es competencia interna allí con otras compañías.

-Sus planes pasan por incrementar el número de destinos internacionales hasta 2022. Se hablaba de Fráncfort, Milán, Bruselas, Roma y Ámsterdam. ¿Han decidido ya los destinos y las fechas de implantación?

-Respecto a los destinos internacionales, estamos esperando. Abrir rutas es un riesgo complicado. Salvo que tengas un análisis de mercado muy concreto y, además, algún apoyo, puede pasar que solo tengas pasajeros en origen… Distinto es en lugares donde ya vuelas desde otros sitios y ya te conocen. Esas rutas que comenta valen, son posibles, pero depende del momento, de qué otros sitios se abran en este tiempo y de que coincidan con los intereses de Asturias. Tenemos que ver, pero son posibilidades.

-En España viajan a Alicante, Ibiza, Mallorca, Menorca, Málaga, Sevilla, Tenerife y Valencia ¿Tienen pensada alguna novedad para los destinos nacionales?

-Queremos seguir creciendo, aunque sea relativamente poco el próximo año. Aumentaremos alguna frecuencia pero no habrá grandes novedades en Asturias. A partir de ahí, nos gustaría seguir creciendo en 2019, aunque somos cautos. La de Asturias es la única base española que tenemos y, aunque sea pequeña, está entre las mejores. Este año hemos inaugurado el vuelo a Tenerife. Para el próximo año no habrá muchos cambios. La gran novedad será que la frecuencia del vuelo a Sevilla se aumentará a cuatro semanales también en invierno.

-¿Tienen pensado incrementar plantilla en Asturias?

-De aquí al 2022 queda mucho tiempo y si en Asturias nos sigue yendo como hasta ahora, es posible que tenga más de un avión. La apertura de rutas internacionales conllevaría incremento de flota en Asturias. Pero somos muy cautos. No se mete un avión así como así. El crecimiento en una base está vinculado al número de aviones. El personal directo de un avión son 2 pilotos y 3 auxiliares -5 personas en total- y cada avión tiene 5 tripulaciones. A partir de ahí, están los que trabajan en mantenimiento, servicios de aeropuerto… Meter otro avión no son otras 65 personas, son esos 25 más alguno más.

-¿Qué grado de satisfacción tienen los clientes con Volotea?

-Pasamos una encuesta a nuestros pasajeros con las únicas opciones de responder sí o no. Ahí nos dicen que la satisfacción media es del 91%, la recomendación a familiares y amigos del 91% y la puntualidad del 84%. Ofrecemos precios atractivos, calidad en el trato, que es agradable y amable. Para este año, ofrecemos unos 2.000 vuelos con 250.000 asientos.

-Con una población de un millón de habitantes y los competidores de otras provincias, ¿cuál es el techo del aeropuerto de Asturias?

-Hemos estado hablando con el director del aeropuerto y llevan muchos meses de crecimiento constante. Están encantados. Ahora están haciendo reformas que ayudarán a que el funcionamiento sea más eficaz. Nosotros no tenemos necesidades especiales que no nos ofrezca el aeropuerto de Asturias. Si se incluyera un segundo avión en base, con la capacidad que tiene el aeropuerto, la cubriría sin problema.

Valora este artículo

7 votos
Comentarios

«La presencia de Volotea en Asturias no está supeditada al convenio con el Principado»