Ada Colau salva los presupuestos gracias a los independentistas tras romper su pacto con el PSC

Los secesionistas cambiaron su anunciado rechazo a las cuentas por una abstención


Madrid / La Voz

La decisión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de romper el pacto de gobierno municipal con el PSC produjo el martes el primer acercamiento entre los comunes y los partidos independentistas. PDECat y ERC permitieron salvar los presupuestos de la regidora barcelonesa para el año 2018, amenazados por la situación de minoría en la que ha quedado Barcelona en Comú. Los independentistas cambiaron su anunciado rechazo a las cuentas públicas, lo que habría impedido que fueran siquiera tramitadas, por una abstención. Gracias a ello, la votación reflejó un empate con 11 votos a favor (Barcelona en Comú) y 11 en contra (Ciudadanos, PP y CUP) y la abstención de PDECat, ERC y también del PSC, lo que, gracias al voto de calidad de la alcaldesa, permitió que los Presupuestos sigan vivos.

Pese a ese claro apoyo de los independentistas, Colau trató ayer de marcar distancias con ellos, aunque siguió manteniéndose en la equidistancia y la ambigüedad, sin aclarar su política de pactos de cara a las elecciones del 21D y sin precisar si está dispuesta a sustituir el acuerdo en el Ayuntamiento con los socialistas por un pacto estable con fuerzas independentistas. Preguntada por la posibilidad de gobernar con apoyo de ERC, que se ha ofrecido públicamente para ello, aseguró que ni siquiera se lo ha planteado, pero insistió en que no respalda ni la declaración unilateral de independencia (DUI) ni la aplicación del artículo 155.

Pactos: ni DUI ni 155

«No vamos a hacer pactos de gobierno con ninguna de las dos opciones», aseguró Colau. Algo que en realidad deja todas las puertas abiertas, porque los propios independentistas están asumiendo ya que no es posible reeditar por el momento la vía de la independencia unilateral y porque la aplicación del artículo 155 en Cataluña decaerá en el mismo momento en el que se forme un nuevo Gobierno autonómico, sea del color que sea.

La regidora barcelonesa mantuvo también la ambigüedad al valorar las consecuencias económicas que ha tenido para Cataluña el proceso independentista abortado con la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Señaló que «lo que más ha repercutido han sido las cargas policiales», porque «generaron más pánico», aunque la DUI fue «una amenaza que a muchas empresas les hizo irse».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Ada Colau salva los presupuestos gracias a los independentistas tras romper su pacto con el PSC