Trapero rechaza fichar por Puigdemont

El expresidente catalán pretende ser investido aunque no gane las elecciones el 21D


MAdrid / La Voz

Los partidos catalanes cerraron el viernes sus listas electorales para las elecciones del 21 de diciembre sin grandes novedades, más allá de la incorporación de figuras independientes y rostros populares vinculados al nacionalismo en las candidaturas de Junts per Cataluña, la lista auspiciada por Carles Puigdemont, y de ERC. El expresidente catalán, huido en Bélgica y a la espera de ser entregado a España, tuvo dificultades de última hora ante el rechazo de algunos de los invitados a formar parte de su candidatura. Entre ellos, el exmayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero, imputado por un presunto delito de sedición.

«En principio, el mayor Trapero no forma parte de esta lista», señaló el viernes, antes de que esta se cerrara, la coordinadora general del PDECat, Marta Pascal, dando así pábulo a esa hipótesis, aunque el propio Trapero señaló luego que su intención es continuar en el cuerpo policial, en el que ahora está destinado a tareas administrativas. «No hace falta ni que me llamen», indicó al ser preguntado. Tampoco acompañará a Puigdemont, finalmente, la exconsejera de Gobernación Meritxell Borràs, aunque sí está en las listas, en el puesto séptimo, el anterior responsable de Interior, Joaquim Forn. Ambos se encuentran actualmente en prisión. Además de su presidente, Jordi Sànchez, en la lista irán otros cuatro miembros de la dirección de Asamblea Nacional Catalana (ANC).

La polémica Anna Tarrés sí figura en la lista

Entre los fichajes de Puigdemont se encuentra también Ana Tarrés, exseleccionadora española de natación sincronizada y actual preparadora de Ucrania, a la que quince nadadoras que entrenó denunciaron por abusos y continuos menosprecios, por lo que fue despedida por la Federación Española de Natación, además del director de la cadena de radio RAC1, Eduard Pujol, la religiosa miembro de la Compañía de Santa Teresa de Jesús Victoria Molins y el profesor de la Esade Ángel Castiñeira, natural de Muros (A Coruña). También estará, aunque en los últimos puestos y sin posibilidad de obtener acta, la exconsejera de salud del PSC Marina Geli.

El objetivo de Puigdemont con estos fichajes es atraer a distintas sensibilidades de la sociedad catalana que no necesariamente tienen que identificarse con su partido. Pero sus aspiraciones van más lejos, ya que pretende ser elegido presidente de la Generalitat aunque no gane las elecciones. La coordinadora general del PDECat, Marta Pascal, que no formará parte de la candidatura, explicó el viernes que «el presidente legítimo es él» y por eso le «parecería muy extraño que, aunque no ganara la lista del presidente Puigdemont, no se le invistiera». Propuso por ello un acuerdo previo de los independentistas para investir a Puigdemont «por todo lo que ha pasado» y «porque ha demostrado un liderazgo y una fortaleza muy grandes». La intención del PDECat es forzar a ERC a presentar estas elecciones como una mera herramienta para «restablecer las instituciones democráticas» depuestas con el artículo 155 de la Constitución.

Pascal adelantó que el exjefe del Ejecutivo catalán estará presente en la campaña, aunque se encuentre todavía en Bélgica, «a través de medios que permite la era digital». A ese debate sobre quién sería el presidente legítimo para los independentistas tras los comicios del 21D contribuyó el propio Oriol Junqueras, líder de ERC, quien en una carta desde la prisión afirmó: «En estas elecciones nuestro candidato también es Carles Puigdemont».

A la lista de los comunes de Ada Colau también se incorporan independientes como el exlíder de Comisiones Obreras en Cataluña Joan Carles Gallego y la cineasta Mar Coll. Los promotores de una candidatura soberanista única a través de una agrupación de electores desistieron de presentarse para no dividir el voto con otra lista soberanista.

El ex número dos de Junqueras en Economía: «Coge los papeles y tíralos al patio»

El exsecretario de Hacienda de la Generalitat de Cataluña Lluís Salvadó, uno de los detenidos el pasado 20 de septiembre por los preparativos del 1-O, les dijo a sus colaboradores ese día, cuando iban a tener lugar los registros en sedes del Gobierno catalán, que cogiesen los papeles de encima de su mesa y los tiraran al patio.

«Tenemos a la Guardia Civil en la puerta. Coge de encima de mi mesa de reuniones toda la pila de papeles que hay. Sal fuera y tíralos al patio», ordenó Salvadó en una de las conversaciones intervenidas en la investigación dirigida por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona sobre la preparación del referendo ilegal.

En otra conversación, un día antes de los registros, se escucha a Salvadó felicitando a una de sus hijas, de corta edad, que le cuenta que está «colgando carteles del sí».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Trapero rechaza fichar por Puigdemont