La patronal reclama una nueva financiación autonómica sin privilegios

Hacienda buscará el consenso político en el Parlamento para aprobar la reforma


Madrid / La Voz

La polémica por el acuerdo alcanzado para la rebaja en la aportación que el País Vaso debe hacer al Estado en concepto de Cupo continúa. Y no solo en el ámbito político. A la exigencia de explicaciones y transparencia sobre el cálculo del Cupo hecha por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, se sumó ayer el presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, que abogó por desarrollar un nuevo modelo de financiación autonómica que no contenga «privilegios» y señaló que el régimen fiscal vasco permite «posibilidades de jugar más con los impuestos» que no tienen otras autonomías. A las críticas se sumó también el presidente de Aragón, el socialista Javier Lambán, que a pesar de la llamada a cerrar filas del líder del PSOE, Pedro Sánchez, insistió ayer en que la aprobación del nuevo Cupo vasco es «difícilmente explicable» en «términos democráticos». «No nos ha gustado a nadie», dijo, porque ahonda en «la desigualdad entre el País Vasco y el resto de los españoles».

Pero también en las comunidades del PP se cuestiona la rebaja del Cupo. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, defendió que, en un momento en el que «se están planteando reformas» de la Constitución, sería «conveniente abordar algún tipo de reforma que garantizara que todas las comunidades autónomas, incluso las forales (País Vasco y Navarra), aporten medios a la solidaridad nacional». La presidenta madrileña explicó que con el actual modelo de financiación Madrid recibe 229 euros menos por habitante que la media nacional. 

El PP defiende el pacto

El PP salió al paso de estas críticas y defendió un acuerdo que, según aseguró el parlamentario de los populares vascos Antón Damborenea, no es «entre PP y PNV», sino «entre Gobiernos y con los funcionarios de los Gobiernos». «Si alguien dice que hay un error en la fórmula, que lo diga. Y si son tan expertos, que nos digan exactamente dónde esta ese error - señaló-, porque si tienen razón, lo corregimos». El vicesecretario de política local y autonómica del PP, Javier Arenas, cargó también contra Ciudadanos por cuestionar el acuerdo sobre el Cupo. En referencia a los «criterios» de la formación naranja, señaló que «no es que tenga ausencia de ellos, sino que tiene todos los criterios». Y, respecto a las críticas de Albert Rivera a la rebaja fiscal para el País Vasco, indicó que «coherencia no tiene mucha, pero oportunismo bastante», porque «esto no va de dar bien en la tele, sino que hay que tener ideas y ser coherentes».

Pero también el PNV intervino en el debate. Y, paradójicamente, lo hizo para dar la razón en parte a quienes consideran que en la negociación del cálculo del Cupo ha habido criterios políticos. La diputada nacionalista vasca Josune Gorospe explicó que el acuerdo «se basa en documentos técnicos», pero admitió que «muchas veces, para favorecer esos acuerdos técnicos y que lleguen a buen puerto, es necesario que se den unas circunstancias y un impulso político».

Aunque el debate sobre el Cupo dificulta el acuerdo, el Ministerio de Hacienda considera que el mes de diciembre será «clave» para alcanzar un consenso sobre la reforma de la financiación autonómica con base en las diferentes propuestas que presente cada autonomía. La secretaria general de financiación autonómica y local del Ministerio de Hacienda, Belén Navarro, señaló ayer que sin consenso parlamentario no habrá modelo y precisó que, aunque la reforma se configure en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, «la ley requiere acuerdo y diálogo, y si se avanza en el Congreso, bienvenido sea». 

PSdeG y Bloque retan a Feijoo a que plantee a Rajoy sus quejas sobre la financiación

Los máximos dirigentes el PSdeG y el BNG reaccionaron ayer a los últimos movimientos vinculados con el sistema de financiación autonómica, derivado del acuerdo ratificado por populares, socialistas y el PNV para revalidar el Cupo vasco, pero con cuantías decrecientes para las arcas del Estado, lo que suscitó recelos en algunas comunidades autónomas.

Sobre este asunto, el secretario general del PSdeG-PSOE, Gonzalo Caballero, emplazó ayer al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, a trasladar «á mesa de Rajoy» sus quejas sobre el Cupo vasco en lugar de lanzar críticas al respecto en los medios de comunicación. En una comparecencia de prensa junto al secretario de justicia del PSOE, Andrés Perelló, el líder del PSdeG expresó su «sorpresa» por las declaraciones del mandatario gallego en las que pedía «claridade» en las cuentas del Cupo, a la vez que acusó a Feijoo de «incumprir» con su deber de plantear un nuevo modelo de financiación «pensado por e para os galegos especificamente». 

«Ningunha proposta»

También la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, se refirió a este asunto y emplazó a Feijoo a que diga de qué lado está en materia de financiación autonómica: «En qué bando está, a favor de Galicia ou do lado de Rajoy e Montoro?», se preguntó. La dirigente nacionalista acusó al líder del PPdeG de no tener «ningunha proposta» para mejorar el sistema de financiación de Galicia, pues en su estrategia de «submisión» a Montoro se limita a esperar a lo que decida Madrid.

 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La patronal reclama una nueva financiación autonómica sin privilegios