El voto de los abstencionistas será clave para el resultado de las catalanas

El trasvase de sufragios entre independentistas y constitucionalistas es insignificante


MAdrid / La Voz

La campaña de las elecciones catalanas del 21D promete ser una de las más intensas de la democracia, pero sus efectos reales en el trasvase de voto entre distintas fuerzas políticas, y en su traducción en el reparto de escaños, pueden acabar siendo mínimos. La polarización de la política catalana en dos frentes, uno independentista y otro constitucionalista, con Catalunya en Comú como única fuerza mixta, pero que puede ser decisiva, hace casi imposible que haya fugas de votos desde fuerzas secesionistas hacia el PP, PSC o Ciudadanos. Y lo mismo ocurre a la inversa. Hay todavía mucho voto indeciso, pero los que dudan lo hacen entre partidos del mismo bloque. De esa manera, y según reflejan desde hace meses los sondeos, la mayoría independentista seguirá estando en el filo, porque el escaso trasvase de sufragios se produce entre fuerzas de un mismo frente, lo que da una suma cero en términos de porcentaje de voto independentista o constitucionalista, aunque eso no tiene por qué ser igual en términos de reparto de escaños. 

Mayoría secesionista en el filo

La clave principal de estas elecciones va a estar, según la mayoría de los expertos, en la participación -que será difícil que supere por mucho la del 2015, que alcanzó el 74,95 %-, pero sobre todo en qué partidos atraigan un mayor porcentaje de entre aquellos votantes que tradicionalmente se quedaban en casa. Y, por ahora, esa clave favorece a Ciudadanos, PSC y PP, que según los sondeos atraen a más de un 65 % de los abstencionistas y también de los que votarán por primera vez porque en el 2015 no tenían 18 años. A más participación, por tanto, más voto constitucionalista. Son esos antiguos abstencionistas o nuevos votantes los que pueden decidir si en Cataluña hay mayoría independentista, y no los cambios en el sentido de voto de los que siempre van a las urnas.

En el bloque secesionista, hasta hace poco los sondeos indicaban que ERC se quedaba con la mayoría de los sufragios de antiguos votantes de Junts pel Sí y también atraía muchos más votos nuevos procedentes de la abstención que el PDECat, pero la lista con mayoría de independientes formada por Carles Puigdemont le ha permitido empezar a revertir esa tendencia, con lo que comienza a recortar la amplia distancia que le separaba del partido de Junqueras en las encuestas.

En el frente constitucionalista, el PSC era ya hace tiempo el que más voto abstencionista estaba atrayendo. Y esa tendencia está aumentando, lo que le permite acercarse a Ciudadanos a pesar de que el partido naranja es el que mayor fidelidad de voto tiene entre sus antiguos votantes y de que capta voto tanto del PSC como del PP. En todo caso, la previsión es que de aquí al 21D no se produzcan grandes cambios, por lo que la mayoría independentista seguirá en el filo.

Un exvicepresidente del Constitucional para saltarse la Carta Magna

melchor saiz-Pardo

La Guardia Civil concluye que el arquitecto jurídico del «procés» fue Viver, número dos del tribunal durante tres años

La Guardia Civil ya no tiene ningún género de dudas tras estudiar la documentación hallada durante los registros del 20 de septiembre en el marco de la operación Anubis contra el intento secesionista catalán y escuchar los pinchazos de los principales implicados en el órdago independentista: el expresidente del Tribunal Constitucional Carles Viver Pi-Suñer fue el verdadero «arquitecto jurídico» del procés.

Este reputado jurista, que en el 2004 fue galardonado con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica y en el 2005 recibió la Orden del Mérito Constitucional, precisamente pudo haber sido designado de manera «expresa» por Carles Puigdemont en febrero del 2016 para idear la fórmula de esquivar las ilegalizaciones y vetos del tribunal del que había sido vicepresidente entre 1998 y el 2001.

Seguir leyendo

«Ahora sí votaremos», lema de Ciudadanos

«Ahora sí votaremos». Ciudadanos ha dado la vuelta al lema «Votarem», utilizado por los secesionistas para reivindicar el referendo independentista, y convertirlo en el lema de su campaña electoral, que ayer fue presentada por su candidata, Inés Arrimadas. «Ahora sí que votaremos para tener un Gobierno de todos, un Gobierno que respete a todos los catalanes», dijo Arrimadas, que pidió al líder del PSC, Miquel Iceta, que no ponga «palos en las ruedas» y ayude a acabar con los Gobiernos independentistas. 

La cuádruple batalla de Ciudadanos: contra los independentistas, el PP, el PSC y las encuestas

La Voz

El partido de Rivera lanza oficialmente la campaña de Arrimadas como favoritos para ser segundos y con el objetivo de evitar lo ocurrido en otros procesos: desinflarse durante la campaña

«Ahora sí votaremos» Ciudadanos ha presentado su lema y su cartel de campaña para las elecciones catalanas del 21D. El acto, celebrado en L'Hospitalet, se ha producido en el día en el que una encuesta sitúa a la formación de Albert Rivera muy cerca del favorito para ganar las autonómicas, la Esquerra de Oriol Junqueras.

El sondeo pronostica la subida de la candidatura de Inés Arrimadas y ha dado alas al partido, pero ha recordado lo ocurrido en otros procesos electorales cuando llegaron a las puertas de la campaña electoral con muy buenas perspectivas y luego se desinflaron, como en las generales de diciembre del 2015.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El voto de los abstencionistas será clave para el resultado de las catalanas