Los partidos bisagra serán la clave

Dado que un trasvase significativo de votos entre bloques es poco probable, En Comú Podem, sobre todo, PSC y la CUP pueden ser decisivos en los pactos poselectorales


madrid / europa pressmadrid / efe

La relación de fuerzas entre bloques (independentista y constitucionalista) es difícil que cambie sustancialmente el 21D, aunque cabe el factor sorpresa por la mayor movilización y polarización de estas elecciones. Los expertos prevén que En Comú Podem y el PSC serán decisivos en los pactos poselectorales.

Carlos Barrera

El profesor de la UNAV considera que Los que se abstuvieron y los nuevos votantes serán los que decidan.

¿Habrá cambios significativos en el reparto de escaños entre los dos bloques respecto al 2015? Van a ser las elecciones catalanas con mayor movilización y polarización de la historia, por lo que hay más posibilidades de que el factor sorpresa haga su presencia, pero no me atrevería a decir a favor o en contra de qué partidos o coaliciones. En todo caso, parece difícil el trasvase de votos de un bloque a otro, salvo el de independentistas moderados. Los antes abstencionistas y los nuevos votantes serán, sobre todo, los que decidan.

¿Cómo puede afectar a los resultados electorales el fracaso del «procés»? Es un factor más que puede tener su influencia, pero reducida a un mínimo sector de indecisos o dubitativos que no quieren más aventuras con consecuencias tan drásticas. Es ya, en todo caso, un punto de referencia inevitable en el discurso político de todos y del que cada cual intentará sacar la mayor tajada posible en términos electorales.

¿Se puede reeditar una mayoría independentista o apuesta por otra mayoría distinta? La fórmula anterior llevó a un fracaso. Su repetición no tendría mucho sentido porque abocaría, si se acepta la presión de la CUP, a una operación similar. Sería como el día de la marmota. Resultaría más lógico y comedido buscar, por ejemplo, el apoyo de los comunes, favorables a un referendo, aunque pactado.

¿En Comú Podem será la bisagra? ¿A quién cree que apoyará tras las elecciones ? Las dos posibles bisagras, por su buscado carácter transversal y capacidad de diálogo con los partidos independentistas, son En Comú Podem y PSC. Los comunes son una incógnita porque sus pronunciamientos han sido ambiguos: no les será fácil la campaña ni las posturas a tomar después en las negociaciones de formación de un nuevo gobierno.

Jaime Miquel

El analista electoral cree que la izquierda no llegará a la mayoría absoluta.

¿Habrá cambios significativos en el reparto de escaños entre los dos bloques respecto al 2015? Es muy difícil que el bloque soberanista baje de 68 escaños, aunque aumente la participación por encima del 80 %. Primero, porque ambos bloques son estancos, no hay trasvases de uno a otro. Segundo, porque no hay margen para voltear el resultado, no existe la mayoría silenciosa a la que se refieren algunos, porque ya habló en el 2015 con el 77,4 % de participación.

¿Cómo puede afectar a los resultados electorales el fracaso del «procés»? No hay fracaso del procés y lo veremos en la campaña. No van a parar, ni los políticos ni sus votantes. Vienen otra vez en la utopía y la gente lo sabe. ERC hará el quiebro a la legalidad española y la política real, y sus votantes irán detrás para intentar gobernar en tripartito sin renunciar a la aspiración nacional. No pasa nada, no faltarán votos en ese bloque.

¿Se puede reeditar una mayoría independentista o apuesta por otra mayoría distinta? Lo importante es qué pueden proponer juntos JxC, ERC y CUP si suman 68 o más escaños. ERC ha tenido especial interés en quedar liberada para hacer un tripartito de los de toda la vida. Otra cosa es que sumen.

¿En Comú Podem será la bisagra? ¿A quién cree que apoyará tras las elecciones? Según mis números, no suman. ERC está en 39, que serán menos porque algo les tiene que recortar Puigdemont. El PSC en 19 y solo puede progresar a costa de Ciudadanos, lo que parece difícil. Y los comunes no tienen por dónde progresar en una campaña de frentes. Total, que eso suma 66 escaños, pero para GAD3, que es de lo mejor que hay ahora, 63.

Santiago Martínez

Martínez es consultor político. Prevé un buen resultado para Ciudadanos y el PSC.

¿Habrá cambios significativos en el reparto de escaños entre los dos bloques respecto al 2015? Es difícil que haya cambios entre bloques, y de haberlos podría ser dentro del constitucional, donde el juego de transferencias de voto es más grande y la posibilidad de movilizar a abstencionistas es también mayor.

¿Cómo puede afectar a los resultados electorales el fracaso del «procés»? El artículo 155 limita mucho el discurso independentista pues resta verosimilitud a nuevas promesas de promulgación de una república catalana. Además, la resaca de la DUI ha dejado heridas abiertas entre los socios del procés y puede afectarles en cuanto a movilización. Por último, el hecho de no ir en una lista única no les beneficiaría tanto en el reparto de escaños.

¿Se puede reeditar una mayoría independentista o apuesta por otra mayoría distinta? Ahora mismo parece más probable una mayoría independentista, pero no creo que estos partidos quieran repetir una alianza apoyada por la CUP, saben que es un aliado complicado e internamente no hay simpatía con sus posicionamientos ideológicos, por lo que si pueden intentarán evitarlos a toda costa.

¿En Comú Podem será la bisagra? ¿A quién cree que apoyará tras las elecciones? Lo más seguro es que apoye al bloque independentista con el argumento de la lista más votada (ERC), que seguro usaría Ada Colau, pero sin formar parte de un previsible gobierno y en todo caso seguramente pongan determinadas líneas rojas que sirvan para justificar dicho apoyo desde Madrid. Veo una alianza del estilo valenciano donde Podemos apoya al Gobierno de PSPV y Compromís, pero sin estar presente en el Ejecutivo valenciano.

Roberto L. Blanco Valdés

El catedrático Constitucional considera que habrá o un gobierno soberanista o de izquierdas.

¿Habrá cambios significativos en el reparto de escaños entre los dos bloques respecto al 2015? El cambio más significativo podría ser la pérdida de la mayoría absoluta del bloque independentista. También un aumento de votos y escaños de los partidos constitucionalistas (C’s, PSC y PP), aunque sin obtener la mayoría absoluta. Lo primero es muy relevante, lo segundo lo es menos, porque a la dificultad de que obtengan la única mayoría que les permitiría gobernar, la absoluta, se añade el anuncio de Pedro Sánchez de que no apoyarían a Ciudadanos para la presidencia. Todo parece indicar que al PSC solo le sirven dos acuerdos de gobierno: el que pudiera hacer presidente a Iceta o una mayoría con comunes y ERC, lo que, al margen del resultado que esa coalición diera en Cataluña -muy malo, vistas la experiencias de Maragall y Montilla-, podría ser letal para el PSOE en España.

¿Cómo puede afectar a los resultados electorales el fracaso del «procés»? La pérdida de la mayoría absoluta de los independentistas que pronostican las encuestas, unida al fiasco inmenso de la DUI, alejará definitivamente, o al menos por mucho tiempo, el peligro de que se repita algo similar al procés. Por eso, y contra todo lo que han dicho los radicales, la aplicación del 155 y sus inmediatos resultados han contribuido a alejar la perspectiva de un nuevo desafío secesionista, lo que supone un cambio sustancial de la política catalana y española.

¿Se puede reeditar una mayoría independentista o apuesta por otra mayoría distinta? Creo que aunque los independentistas sumasen solo conformarían una mayoría en el supuesto de que no fuese posible otra de ERC y Junts con los comunes, pues los dos primeros huirán, si pueden, como de la lumbre, de una mayoría en la que la llave de la gobernabilidad vuelva a tenerla la CUP.

¿En Comú Podem será la bisagra? ¿A quién cree que apoyará tras las elecciones? Los comunes podrían ser la bisagra, bien para un gobierno con ERC y Junts por Catalunya o para un gobierno de izquierdas, si se le puede llamar así, con ERC y el PSC. Entre una y otra posibilidad estará la formación de la futura mayoría de gobierno en Cataluña.

 

 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los partidos bisagra serán la clave