El abogado de La Manada: «El silencio de la víctima pudo haberse entendido como un sí»

Agustín Martínez asegura que si sus clientes hubieran cometido una agresión no se hubieran quedado cerca de la zona de los hechos: «No la dejan en situación de imposibilidad, ella solo tendría que haberse subido los pantalones para salir a la calle y pedir ayuda»


El abogado de tres de los miembros de La Manada, acusados por violar a una chica durante las fiestas de San Fermín, ha concedido este miércoles su primera entrevista después de la finalización del juicio este martes. En el programa de Ana Rosa, Agustín Martínez ha insistido en que aunque sus clientes son «unos imbéciles», las pruebas expuestas estos días en el juicio demuestran que no hubo una agresión.

Algunas de las declaraciones que Martínez realiza en el programa han levantado un auténtico polvorín en redes sociales, donde muchos consideran que algunas de sus palabras están totalmente salidas de tono. «Ellos se quedan cerca de la zona en la que se han producido los hechos después de robarle el móvil. No la dejan atada, ni la dejan en una situación de imposibilidad para que esta chica hubiera podido salir corriendo detrás de ellos. Ella no va vestida de fallera, sino que va con unos leggins, es decir, que solo se tiene que subir los pantalones para salir a la calle y pedir ayuda. Ellos sin embargo salen tranquilamente del portal y se van dando un paseo por la calle. Se quedan a 50 metros de donde han cometido el crimen. No son tan estúpidos como para quedarse cerca si creen que esta chica puede salir corriendo detrás de ellos y pedir ayuda», explicaba el abogado de La Manada ante la atónita mirada de los colaboradores de Ana Rosa.

Sobre este tema, Agustín Martínez tiene algo más que decir. Preguntado sobre por qué la dejan en el portal abandonada él lo tiene claro: «porque son unos imbéciles». Sin embargo, cree que este comportamiento no justifica las sospechas que pesan sobre ellos.

El abogado de La Manada sostiene también que sus clientes no interpretaron en ningún momento que la supuesta víctima no quería mantener relaciones. «Cuando le preguntamos cómo manifestó a los chicos que ella no quería mantener relaciones sexuales ella simplemente nos contestó 'me callé', y la realidad es que esto los acusados pudieron entenderlo como que sí o como que no». Agustín Martínez asegura que en los vídeos extraídos del móvil de los acusados se ve «perfectamente como hay acciones voluntarias y hay interacción. En el vídeo se escuchan gemidos y jadeos de mujer y se escuchan comentarios absolutamente desafortunados de los acusados, pero no son de carácter vejatorio. Tampoco existen gestos de asco, de pena o de dolor de la víctima».

Uno de los momentos más tensos lo ha protagonizado la psicóloga y educadora Rocío Ramos y el abogado. Después de que Martínez sostuviera que alguien que está siendo agredida no hace movimientos activos, Ramos asegura que eso no es verdad: «Cuando sufres estrés entras en shock y te dejas llevar por la situación». Un término que para el abogado no tiene rigor: «El shock no existe, no es un concepto psicológico propiamente dicho», unas palabras que la educadora ha rebatido de manera inmediata: «Cuando se produce un shock, se bloquea la memoria y lo único que se piensa es cómo salir de la situación como sea posible. Para la víctima, cuanto antes termine mejor y si eso implica hacer movimientos se hacen».

Comentarios

El abogado de La Manada: «El silencio de la víctima pudo haberse entendido como un sí»