Autónomos y firmas de reparto se rebelan contra los bajos precios impuestos por Amazon

Los autoempleados descalifican la oferta de trabajar en su tiempo libre para la plataforma «on-line» a 14 euros la hora


Redacción / La Voz

¿Puede la tecnología más avanzada convivir en una empresa que ofrece remuneraciones muy bajas? En Amazon parece que sí.

El gigante de la distribución on-line es pionero en la incorporación de drones, de momento de forma experimental, a su entramado logístico. Pero al mismo tiempo que programa un avión no tripulado para llevar la compra a un domicilio, la compañía que preside Jeff Bezos se propone repartir más rápido sus paquetes echando mano del colectivo de trabajadores autónomos con vehículo propio, a los que ofrece 14 euros la hora trabajando como servicio de paquetería.

Esta estrategia logística, que se llama Amazon Flex y llegará a España tras dos años funcionando en Estados Unidos y el Reino Unido, no ha gustado nada a las organizaciones de autónomos, ni a las asociaciones del sector de paquetería.

La logística de Amazon en España factura 40 millones y deja un margen de 400.000 euros El motivo es que lo que quiere hacer Amazon es muy parecido a lo que hacen otras empresas de reparto ya presentes en España, como Glovo o Deliveroo, y ha sido objeto de denuncia ante la Inspección de Trabajo. «Nos estamos encontrando con auténticas relaciones laborales por cuenta ajena y con fórmulas que promueven una espiral de precariedad y subempleo», explican desde UGT, que lidera la ofensiva contra esta forma de «dumpin social».

En la misma línea, la organización de autónomos UPTA arremetió contra el sistema Amazon Flex, que calificó de «insulto a la legislación vigente en el ordenamiento del transporte de mercancías fraccionadas».

«Paga mal y pide mucho»

Según este colectivo, «plantear un reparto profesionalizado en un vehículo de cuatro puertas carente de las condiciones exigidas y de los permisos necesarios para poder realizarlo es, simplemente, saltarse todas las normas escritas en esta actividad».

Desde el sector de mensajería y paquetería aseguran que Amazon tiene problemas serios de servicio en España porque los pequeños no quieren trabajar con el gigante estadounidense. «Paga mal y pide mucho», explican.

Fuentes de la patronal UNO (Organización Empresarial de Logística y Transporte) aseguran que Amazon «exige precios muy bajos porque contrata grandes volúmenes, pero las empresas se han dado cuenta de que no pueden asumir los picos de demanda y se han plantado».

La logística de Amazon en España factura 40 millones de euros y deja un margen de 400.000 euros, menos del 1 %, dice el sector.

El grupo de Jeff Bezos aclara que el nuevo servicio «no supone que Amazon vaya a dejar de utilizar a los cientos de socios de transporte con los que trabaja». Aclara que los autónomos interesados en colaborar deben ser mayores de edad, tener carné de conducir, un coche apropiado y un teléfono móvil Android o iOS.

El funcionamiento es algo así: El autónomo recibirá una alerta de Amazon, en la que se le pedirá que vaya al centro logístico indicado. Una vez allí, tendrá que recoger los paquetes y llevarlos a su destino, el comprador de Amazon. Mientras, las aplicaciones móviles se encargarán de llevar un seguimiento del proceso, con lo que tanto Amazon como el cliente sabrán en cada momento dónde está el pedido.

Comentarios

Autónomos y firmas de reparto se rebelan contra los bajos precios impuestos por Amazon