El administrador concursal de Mieres Tubos propone la extinción de toda la plantilla

Carmen Liedo REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Corte de carretera por los trabajadores de Mieres Tubos
Corte de carretera por los trabajadores de Mieres Tubos

La empresa mierense queda a un paso de la liquidación ante la falta de una propuesta seria por parte de la propiedad. Los trabajadores defienden la «total viabilidad» de la factoría

11 dic 2017 . Actualizado a las 20:23 h.

Mieres Tubos está a un paso de la liquidación. La retirada de la oferta de compra por parte del grupo inversor italiano que había mostrado interés por la empresa y la falta de una propuesta seria y alternativa a la liquidación por parte de la propiedad de la factoría ha derivado en que el administrador concursal de la empresa plantee iniciar las consultas de un expediente de extinción para la totalidad de la plantilla. La comunicación la hacía el administrador al comité de empresa en la jornada de este lunes en vista de las circunstancias y pese a que, según se ha trasladado desde el comité de empresa, dicho administrador manifestó su interés «por mantener la continuidad de la empresa y sus trabajadores».

En la reunión que el comité, formado por representantes de CCOO, UGT, y USO, mantenía con el administrador concursal se les trasladaba que tras la retirada del grupo Amenduni del proceso de compraventa de Mieres Tubos, se había mantenido un encuentro con la propiedad de la empresa, la familia Uribarren, en la cual se les urgía la necesidad de proponer propuesta de convenio o de liquidación, como exige el concurso de acreedores en el cual se encuentra inmersa la compañía. Sin embargo, la «pasividad» de la propiedad de la empresa de proponer «una solución viable y alternativa a la liquidación» es lo que estaría llevando al administrador, sin más opción, «a proponer el inicio de apertura de consultas de un ERE de Extinción para la totalidad de la plantilla».

Desde el comité de empresa han lamentado que los dueños de la factoría mierense sólo hayan propuesto «alternativas chapuceras y, cuando menos, jocosas y extravagantes» al administrador concursal a pesar del interés de éste «por mantener la continuidad de la empresa y sus trabajadores», como así se lo hizo constar a los representantes de los empleados.