Gondán entrega el primero de cuatro catamaranes encargados por Balearia

La naviera de Alicante eligió al astillero de Castropol para renovar parte de su flota


RIBADEO / LA VOZ

Astilleros Gondán, con sede en Figueras (Castropol) y centros de trabajo en Barres (Castropol) y en el muelle de Vegadeo, entregará hoy formalmente el primero de los cuatro catamaranes que le encargó Balearia, empresa dedicada al transporte marítimo de pasaje y carga que tiene su sede en Dénia (Alicante), con 25 buques, 1.500 trabajadores y unos ingresos de 300 millones de euros en 2016. El barco se encuentra amarrado en el puerto de Mirasol, en Ribadeo, y aunque el acto administrativo de la entrega de la embarcación se hará hoy, es previsible que continúe en Ribadeo unos días más, hasta que mejoren las condiciones del mar. Su destino será realizar la ruta entre Ibiza y Formentera (el precio del viaje, ida y vuelta el mismo día ronda los 20 euros).

La pasada semana se realizaron las pruebas de mar de esta embarcación, que Balearia pretende que entre en servicio ya en Navidad. A las pruebas asistieron el director de flota de Balearia, Guillermo Alomar; el director general de Marina Mercante, el gijonés Rafael Rodríguez Valero, y el capitán marítimo de Gijón, Ignacio Fernández, que estuvieron a bordo del barco.

Se trata de la primera embarcación ecoeficiente fabricada en fibra por Gondán para Balearia. Con capacidad para 350 pasajeros, con 28 metros de eslora, será propulsado por dos motores diésel de 1.450 CV, que le permitirán navegar a 28 nudos y cubrir el trayecto entre Ibiza y Formentera en media hora.

Una innovadora proa con túneles para desalojar el agua y reducir los golpes de mar

Los catamaranes que construye Gondán para Balearia están diseñados para operar en las rutas de corta distancia que realiza la naviera en las Baleares. Sus alicientes son su concepción ecológica, con motores que minimizan las emisiones de gases contaminantes y con la incorporación de placas solares fotovoltaicas que suministran la energía que precisan los servicios de abordo. En el diseño se ha puesto el énfasis en lograr la máxima eficiencia en los desplazamientos y comodidad para los pasajeros. De ahí la forma de su proa, de tipo wave-piercing, con túneles de desalojo de aguas laterales para mantener la velocidad y reducir los golpes de mar.

Con capacidad para 350 pasajeros, las plazas se distribuyen en 250 butacas en salones interiores y 80 más en el exterior, en la cubierta superior.

Los encargos realizados a Gondán se enmarcan en el plan de ampliación de la flota que está llevando a cabo Balearia con cuantiosas inversiones. Así, encargó por más de 380 millones de euros un megaferry y otros dos barcos de gran eslora para reforzar sus líneas entre la península y Baleares y en el Estrecho. A ellos se unen los cuatro catamaranes que está construyendo Gondán, que también desarrolla un plan para renovar su flota de buques de pasaje que realizan rutas más cortas.

Precisamente ayer Álvaro Platero, presidente de Gondán, destacaba que las navieras dedicadas al sector turístico se están convirtiendo en clientes muy importantes por la cantidad de buques que están contratando y los proyectos expansivos que tienen.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Gondán entrega el primero de cuatro catamaranes encargados por Balearia