Lo que revelan nuestras búsquedas

Dice Google que este año hemos sentido debilidad por los videojuegos, que nos interesa más el iPhone 8 que el deslumbrante X y que, a lo mejor, resulta que nos gusta estar desconectados


Redacción / La Voz

Uno: somos como niños. Dos: echamos de menos tiempos pasados. Tres: profesamos una admiración digna de estudio a una manzana mordida y sin embargo (cuatro) nos pica la curiosidad cuando los chinos empiezan a hacer de las suyas replicando novedades, si no mejor, sí al menos igual de bonitas y siempre considerablemente más baratas. Son estas las cuatro conclusiones básicas que se extraen del apéndice tecnológico de un balance anual con el que Google nos recuerda cada diciembre que absolutamente todo lo que le consultamos queda registrado en sus archivos con sumo escrúpulo. Una vez al año, el gigante de Internet recapitula y despliega públicamente listados de grandes éxitos: qué palabras han sido las más buscadas por sus usuarios, qué nombres propios; qué cuestiones han atormentado al mundo y qué términos, relacionados con el mundo del espectáculo, la televisión, los deportes y también la tecnología y el consumo electrónico han sido introducidos una y otra vez en el espacio vacío que nos saluda, solícito, bajo su logo multicolor. El resultado son las tendencias que han marcado el ciclo que se despide; los productos, personas y conceptos que, por una razón u otra, más nos han fascinado. Nuestros placeres culpables, incluso.

Si escarbamos en las relaciones de búsquedas y nos fijamos en aquellas vinculadas al consumo tecnológico, lo primero que llama la atención este año es la escasez de productos de Apple en la lista de reclamos. Los hay, nunca se ausentan, y además encabezan el ránking, pero son sorprendentemente pocos esta vez. Solo dos: el iPhone 8 y el iPhone X. Y en este orden de importancia, más que significativo si se tiene en cuenta que la gran estrella de los californianos debería haber sido este 2017 ese teléfono todo pantalla, capaz de reconocer a su dueño con una rápida ojeada a sus rasgos faciales. Ni caso le han hecho los que usan Google a la enésima reinvención del reloj inteligente de Tim Cook. Ni rastro tampoco de su malograda televisión. Ni siquiera de su fallido nuevo iOS que tantos dolores de cabeza ha levantado estos últimos meses. Hasta cuatro dispositivos de la factoría tecnológica fundada por Steve Jobs integraban el índice de favoritos del año pasado.

No solo «smartphones»

¿Qué cacharros rastreamos entonces esta vez en las entrañas de Internet? ¿De qué novedades quisimos saber más, hacerlas nuestras? Al rediseñado y acicalado buque insignia de Apple le sigue nada más y nada menos que una consola, la Nintendo Switch, una máquina que en poco más de nueve meses ha vendido ya más de diez millones de unidades.

Y no es el único aparato de entretenimiento que se cuela entre los favoritos: le acompaña, en quinto lugar, la Xbox One X, la tercera interacción de la Xbox One tras el lanzamiento de la S, un potentísimo cacharro revisado, destinado a ofrecer resoluciones 4K nativas. Y vaya si lo hace. La calidad de las imágenes de sus títulos es impresionante.

Hay más: una rareza a caballo entre el terminal telefónico y el videojuego. Se trata del Razer Phone, presentado a principios de noviembre y enfocado a ofrecer gaming de calidad en móviles. El dispositivo, que ronda los 750 euros, es todo lo que un gamer puede pedir: es potente y cuenta con una batería que dura y dura -y que se recarga muy velozmente- y con unos altavoces capaces de alcanzar altísimos decibelios sin distorsionar ni un poco el sonido. Ocupa el séptimo lugar de nuestras preferencias y alcanzó altos picos de búsqueda, especialmente, la semana de su lanzamiento: la primera del penúltimo mes del año.

Completan el top ten de búsquedas tecnológicas a nivel mundial el nuevo terminal de Samsung -el Galaxy S8-, dos teléfonos chinos -el OnePlus 5 y el Oppo F5- y dos Nokia -el 6 y el 3310-. Fue la nostalgia la que nos hizo enloquecer cuando la multinacional finlandesa anunció en febrero que volvería a poner en circulación su mítico modelo del juego de la serpiente, terminal que marcó toda una época. El rediseñado dispositivo fue la sensación del último Mobile World Congress, y, visto lo visto, también del año, y eso que se trata de un limitado aparato que solo puede conectarse a redes 2G. ¿Qué significa esto? Que ni puede utilizar WhatsApp ni ninguna otra aplicación de Android, que no puede reproducir vídeos y que no tiene GPS. Será, quizá, por eso mismo por lo que tanto nos gusta.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Lo que revelan nuestras búsquedas